-

Un comerciante mató a los tiros a un ladrón que intentó robarle

31 de agosto de 2013

Ocurrió en la localidad de Villa Celina, en La Matanza, cuando tres delincuentes ingresaron a la casa del almacenero con fines de robo. Tras un tiroteo, uno de ellos murió.

Un almacenero mató a un delincuente luego de que junto a otros dos cómplices ingresaron a robar a su casa en la localidad bonaerense de Villa Celina, en el partido de La Matanza.

El hecho ocurrió en una casa de Juan XXIII al 700 de Villa Recondo, en esa zona del oeste del conurbano, cuando la familia del comerciante se encontraba durmiendo.

Tres ladrones ingresaron a la casa con la llave de la puerta de entrada y se dirigieron a una habitación de la planta baja, donde dormían el hijo de 13 años del almacenero y un tío que se encuentra postrado.

Cuando amenazaron al adolescente, éste les dijo que en la planta alta de la casa estaban durmiendo sus padres, por lo que los ladrones lo llevaron a un patio trasero que tiene una escalera que da a esa habitación.

Uno de los asaltantes subió con el chico por la escalera, mientras lo amenazaba con un arma, y cuando golpeó la puerta del dormitorio, el comerciante abrió, metió a su hijo adentro para ponerlo a resguardo y se trenzó en lucha con el delincuente.

Entonces, los cómplices que estaban abajo comenzaron a disparar y se originó un tiroteo, ya que el dueño de casa tenía en su poder un revolver calibre 32 y también empezó a tirar.

El ladrón que había subido con el chico cayó muerto en la escalera de un balazo en el tórax, en tanto sus cómplices lograron escapar a los tiros y llevarse de la casa algo de ropa y un celular.

Cuando efectivos de la comisaría de Villa Celina llegaron al lugar alertados por vecinos, encontraron a la familia en estado de shock y que el ladrón muerto tenía en sus bolsillos guantes y precintos como para reducir a toda la familia. Ahora es materia de investigación cómo los ladrones tenían una copia de la llave.

Una fuente explicó que todo indica que fue el almacenero quien disparó contra el ladrón al ver en peligro a su hijo, por lo que el hombre no fue detenido, ya que se considera que actuó en "legítima defensa".

El fiscal de Homicidios de La Matanza, José Luis Marotto, tomó declaración testimonial al matrimonio y a su hijo, quienes relataron toda la secuencia del asalto.

La declaración del almacenero fue un tanto confusa, ya que primero dijo que no recordaba lo ocurrido y luego manifestó que había tirado contra el ladrón que amenazada a su hijo.

Temas