20 de septiembre de 2013

El ignoto equipo ecuatoriano venció 2 a 1 a un Millonario que padeció el partido como visitante en la ida de los octavos de final. La serie se define en el Monumental la semana que viene.

River Plate volvió a viajar por el continente para jugar una Copa después de mucho tiempo, pero no la pasó nada bien. El ignoto equipo de Liga de Loja lo derrotó por 2 a 1 en Ecuador en el partido de ida de los octavos de final de la Copa Sudamericana. Pedro Larrea y Jonny Uchuari anotaron los goles del equipo ganador, mientras que Osmar Ferreyra había empatado transitoriamente.

      Embed
      Embed
      Embed

Luego de eliminar a San Lorenzo en la fase inicial en serie muy reñida, el equipo de Ramón Díaz se aventuraba en una travesía desconocida y enfrentaba por primera vez al conjunto de Loja, que afrontaba uno de los partidos más trascendentes de toda su historia.

En este contexto, fue el local el que salió mejor y jugó todo el primer tiempo a un gran ritmo. Casi como si se tratase del partido de sus vidas, los jugadores de Loja corrieron, marcaron y no dejaron jugar a los argentinos, que tuvieron un primer capítulo para el olvido.

Los dos mil metros de altura de esta localidad parecieron influir en River, que se mostró muy lento, sobre todo en defensa, y falto de ideas en ataque, donde el colombiano Teófilo Gutiérrez quedó muy aislado y algo fastidioso.

Y a los 32 minutos de esa primera mitad, cuando poco había pasado, una buena jugada preparada del local tras un tiro libre desde la izquierda terminó con un zurdazo de media vuelta de Larrea, que puso el 1 a 0 y torció la historia para los ecuatorianos.

Tras este tanto, River tampoco reaccionó y no pudo encontrar los caminos para llegar al empate. En ese primer tiempo, apenas contó con una situación de Gabriel Mercado, que no pudo definir con comodidad tras una jugada polémica en la que Gutiérrez cayó en el área pero el árbitro José Buitrago consideró que no había falta.

Pero en el segundo tiempo, el Millonario cambió la actitud y salió decidido a atacar, algo que no había hecho en los primeros 45 minutos. Y tuvo su recompensa, por el Malevo Ferreyra, de lo más incisivo del visitante, armó una buena jugada con Manuel Lanzini, el otro destacado, y definió con un potente zurdazo para marcar la igualdad.

Sin embargo, cuando todo hacía prever que la balanza se torcería para River, un infantil penal de Germán Pezzella le dio la chance a Uchuari de volver a poner en ventaja a su equipo, resultado que no se modificaría pese a la insistencia hasta el final del equipo argentino.

Sin ideas, los de Ramón Díaz buscaron por todos lados y hasta le anularon mal un gol con el tiempo cumplido, cuando el juez de línea cobró un inexistente offside de Gabriel Mercado.

De esta forma, River tendrá ahora que salir a ganar o ganar en el Monumental en la revancha, que se jugará el jueves que viene, para pasar de ronda. Pese a esto, siguiendo la lógica, no debería tener complicaciones en vencer al límitado equipo ecuatoriano. Aunque, al tratarse de este irregular equipo millonario, nunca está dicha la última palabra.

      Embed

Temas