La Plata

El largo infierno de una abogada secuestrada y vejada

26 de septiembre de 2013

Tiene 38 años. La rescató la Policía, por orden judicial. Su pareja, un Dj de 50, quedó detenida y procesada, acusada de privación ilegal de la libertad, lesiones y amenazas. El calvario duró más de un mes.

Una abogada platense de 38 años que era sometida a una situación de privación de su libertad y tormentos fue rescatada por personal policial luego de un allanamiento realizado en las calles 23 y 58 de la capital provincial, en el sur de la ciudad.

En tanto, su pareja, un disc jockey identificado de 50 años como Jorge Cristian Martínez Poch, fue detenida y procesada por los delitos de privación ilegal de la libertad, lesiones y amenazas, cargos que rechazó en su declaración ante el fiscal platense Marcelo Romero.

Según informó el diario digital Diagonales, la investigación se inició por la denuncia del padre de Vanesa Rial, la víctima, quien aseveró que estaba retenida contra su voluntad y era sometida a brutales palizas, otros tormentos corporales y vejámenes, en un nuevo y feroz caso de violencia de género.

Esa versión fue confirmada por vecinos del barrio entrevistados por personal policial, quienes dieron cuenta de los gritos que escuchaban de la mujer a diario.

Por pedido del fiscal Romero y orden del juez de Garantías Jorge Moya Panisello, efectivos de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) La Plata rescataron a la mujer, que fue trasladada a un hospital para supervisión médica, mientras que Martínez Poch fue detenido y quedó procesado por delitos que no son excarcelables. La Policía secuestró tres armas de fuego, dos de ellas carabinas y la restante una pistola, que encontró en la cada del acusado.

La crónica de Diagonales indica que el calvario habría durado más de un mes y que, en todo ese tiempo, el acusado le habría abortado todo tipo de contacto con su familia a Rial. La mantuvo encerrada en el departamento allanado y le quitó su teléfono celular. Durante todo ese tiempo, la familia realizó varias denuncias penales, hasta que encontraron eco en la fiscalía 6 de La Plata.

Declaró el Dj


Si bien primero se nefó a declarar, Martínez Poch terminó rechazando los cargos que se le imputan ante el fiscal Romero. Negó haber secuestrada a la mujer, dijo que quiere mantener la relación de pareja y sostuvo que la profesional tiene problemas de personalidad y adicciones.

"Quiero dejar en claro" que la víctima "todos los días de lunes a viernes iba a trabajar" al estudio jurídico donde cumplía funciones antes de su internación "se movió, hizo y estuvo en la calle, por lo que bajo ningún punto de vista pudo estar privada de su libertad", alegó Martínez en su indagatoria, según reconstruye el diario platense.


Temas