Corte chilena suspende proyecto minero binacional con Chile

26 de septiembre de 2013

El máximo tribunal trasandino resolvió confirmar un fallo de Cámara en el que establece una serie de condiciones para reanudar sus actividades por cuestiones ambientales.

La Corte Suprema de Justicia de Chile resolvió confirmar la decisión de la Cámara de Apelaciones de Copiapó, estableciendo una serie condiciones para la reanudación de las actividades del proyecto minero Pascua Lama que la empresa Barrick Gold realiza y comprende un área de explotación binacional, entre el país trasandino y Argentina.

Sin embargo, el máximo tribunal del país vecino desestimó la petición de las comunidades diaguitas de la zona para establecer medidas más estrictas pues consideran que lo determinado por la Corte de Copiapó es "insuficiente".

Pascua Lama, que tiene unas reservas probadas de 18 millones de onzas de oro y unas reservas probables de plata de 676 millones de onzas, se encuentra en plena cordillera de los Andes, a unos 4.500 metros sobre el nivel del mar, en una zona donde hay varios glaciares. 

El 31 de octubre el Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile (Sernageomin), un organismo técnico estatal, ordenó el cierre total temporal de las operaciones de perforación, tronadura, movimiento de tierras y vaciado en vertederos. 

La Tercera Sala de la Corte Suprema resolvió confirmar la decisión de la Corte de Apelaciones de Copiapó que suspendió las tareas de Minera Pascua Lama (Compañía Minera Nevada SpA), estableciendo condiciones para que se reanuden los trabajos.

En fallo unánime, los ministros de la Tercera Sala del máximo tribunal, Sergio Muñoz, Héctor Carreño, Pedro Pierry, María Eugenia Sandoval y el abogado integrante Guillermo Piedrabuena, desestimaron lo solicitado por los representantes de las comunidades diaguitas, quienes señalaron que las medidas impuestas por el tribunal de alzada copiapino eran insuficientes para cautelar sus garantías constitucionales. 

Al respecto, el abogado de las comunidades originarias, Lorenzo Soto, pese a que no logró la paralización del proyecto, se manifestó contento.

"Y en esta parte no podemos sino estar conformes y satisfechos con lo resuelto por la excelentísima Corte Suprema por cuanto ha confirmado nuestra solicitud de paralización del proyecto. A nosotros nos interesaba que la Corte Suprema ratificara esta decisión de la Corte de Copiapó y, desde ese punto de vista, no podemos sino estar conformes", señaló el profesional a la cadena CNN Chile.

Soto admitió que "intentamos ir un poco más allá solicitado la anulación del permiso ambiental del proyecto, eso no se nos dio a lugar. Sin embargo, hay que precisar que aquí la Corte ratificó una medida muy importante que es que se tiene que cumplir un conjunto de medidas y entre ellas, tal vez la más importante, es que el proyecto entra a un proceso de revisión ambiental, eso significa que el permiso puede ser cambiado". 

Ante la implicancia de esta medida, el abogado declaró que "eso es trascendente para nosotros y en ese proceso vamos a tener un rol activo y si ese proceso no es satisfactorio vamos a volver a recurrir a instancias judiciales".

Temas