27 de septiembre de 2013

El equipo de Ramón Díaz, que había caído 2 a 1 en la ida, venció 2 a 0 al débil conjunto ecuatoriano en la vuelta en el Monumental y así superó la llave de octavos de final. Ahora jugará con Lanús.

River Plate cumplió con la lógica y se metió en los cuartos de final de la Copa Sudamericana, ya que derrotó 2 a 0 como local al débil Liga de Loja en el partido de vuelta de octavos y revirtió el resultado del encuentro de ida.

      Embed

El choque disputado la semana pasada en Ecuador dejó una sorpresa por el 2 a 1 obtenido por el humilde equipo local, que se aprovechó de los nervios del Millonario y se quedó con un impensado triunfo.

Por esto, los dirigidos por Ramón Díaz salieron desde el primer minuto a jugar el partido de vuelta en campo de su rival, y dominaron a su antojo el balón y el dominio del encuentro. Sin embargo, peser casi en su totalidad la posesión, a River le costó y mucho encontrar el camino para llegar al gol.

Con el colombiano Teófilo Gutiérrez y el juvenil Federico Andrada de puntas y Manuel Lanzini como enganche, el local hacía todo bien hasta tres cuartos de cancha, donde se nublaba y no podía penetrar la férrea defensa ecuatoriana, que únicamente rechazaba el balón lo más lejos posible.

En ese primer tiempo, primero lo tuvo Leonel Vangioni, que remató de zurda y se remate se fue desviado y también un disparo de Andrada, que conectó alto y desviado tras entrar por la derecha del área.

La impaciencia de la gente comenzó a aparecer en el Monumental, y los murmullos también se hicieron presentes. Para colmo, a los 28 minutos, Fabio Renato contó con la única situación de peligro para el visitante, tras anticipar a la defensa luego de un centro y rematar por arriba del travesaño.

Pero ya cerca del descanso, cuando River comenzaba a desesperarse, apareció una jugada aislada en la que Lanzini picó solo y le sirvió el gol a Teo Gutiérrez, que sólo tuvo que empujar el balón con el arco libre para poner el 1 a 0 y darle al local la tranquilidad necesaria que tanto había estado buscando.

En la segunda parte, a River le costó sostener el ritmo, quizás porque Ramón Díaz decidió sacar a Cristian Ledesma y Ariel Rojas y colocar a Leonardo Ponzio y Matías Kranevitter. Loja, por su parte, nunca tuvo reacción, ni siquiera al verse eliminado, y nunca sacó a relucir su orgullo.

El Millonario pudo aumentar a los 18, cuando Gutiérrez llevó una pelota, cedió para Vangioni, quien remató y controló abajo Fernández.

Pero el gol de la tranquilidad llegó a los 26, cuando Lanzini, tras llegar el esférico por el medio, disparó cruzado al lado del palo derecho para aumentar.

River fue dominador y aunque no fue demasiado claro, se terminó quedando con justicia con el partido para clasificar a los cuartos de final, donde se verá las caras con Lanús.


      Embed

Temas