Industriales alertan por suba de aranceles de la UE al biodiesel

18 de octubre de 2013

La Cámara de Biocombustibles (CARBIO) denunció que ese incremento "haría colapsar a la industria local y causaría un perjuicio estimado en US$1.000 millones".

La Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio) alertó este viernes por la probable decisión de la Unión Europea de subir de manera definitiva los aranceles de importación de biodiesel.

Para la cámara, esta decisión "haría colapsar a la industria" local, causaría un perjuicio estimado en 1.000 millones de dólares y tendría consecuencias "económicas y sociales" con la caída del precio de la soja y de la recaudación por derechos de exportación.

La entidad empresaria precisó que "la Comisión Europea enviará en los próximos días a los Estados Miembros de la Unión Europea la propuesta de establecer derechos de importación entre 22 y el 26 por ciento para el biodiesel argentino", que desde mayo cuentan con una tasa provisoria promedio del 8 por ciento. 

"Esta propuesta será votada el día 22 de octubre y se implementará a partir del día 28 de noviembre", añadió CARBIO, en línea con la postura de la Cancillería, cuyos miembros fueron conjuntamente el miércoles pasado a una reunión técnica en Bruselas, Bélgica, con la Comisión Europea.

En el encuentro "los abogados que representan a la industria argentina presentaron los argumentos para rechazar la decisión de la Dirección General de Comercio de la Comisión Europea de imponer en forma definitiva elevados derechos de importación como resultado de la investigación por presuntas prácticas de dumping".

"La aplicación de esa medida haría colapsar a la industria argentina de biodiesel repercutiendo en toda la cadena sojera, ya que la Argentina fabrica todo su biodiesel sobre la base de la soja, aprovechando la competitividad intrínseca del país en esta cadena de valor", destacó CARBIO, que sostuvo que los argumentos de los europeos son "abusivos, técnicamente insostenibles y basados en cálculos artificiales que suponen niveles de renta no realistas para ningún tipo de industria".

La medida, añadió la entidad, "tendrá repercusiones económicas y sociales en la Argentina e impactará negativamente en el precio del diesel en Europa".

En ese sentido, indicó que "la no industrialización del aceite de soja provocará una sobreoferta aún mayor de este producto en el mercado internacional" y con ello "una caída en los precios del aceite y del poroto de soja que afectará la recaudación, las inversiones y el empleo en virtud de que la cadena sojera representa hoy en día uno de los pilares de la economía argentina".

Si bien CARBIO destacó que "se está trabajando con la Cancillería para que esta medida proteccionista de la CE sea resuelta en la OMC dado que es violatoria de las normas multilaterales", admitió que "los tiempos de la OMC son dilatados por lo que no se espera recuperar ese mercado hasta el 2016 con el consecuente impacto en la industria argentina, en materia de inversiones y empleo".

Temas