Era víctima de violencia de género, la culparon por atacar a su marido con un hacha

26 de agosto de 2017

De acuerdo con lo que declararon testigos, Cristina Santillán fue golpeada durante 40 años, golpeó a su esposo, quien murió a los 6 meses. El lunes se conocerá el veredicto

Un jurado popular de Azul halló "culpable" por lesiones gravísimas a una mujer acusada de haber matado a su marido con un hacha tras de 40 años de convivencia en un contexto de violencia de género.

patrullero-policia-bonaerense.jpg

Cristina Santillán es una enfermera de 59 años que llegó a juicio acusada del "homicidio agravado por el vínculo" de su esposo, Ricardo Hernández. Este delito prevé una pena de prisión perpetua, pero ahora recibirá una condena menor que se conocerá este lunes a las 10.

Durante el juicio, varios testigos relataron que Santillán era habitualmente golpeada y denigrada por su marido. Si bien ella no declaró en el juicio, el viernes por la noche hizo uso de sus últimas palabras antes del veredicto y ahí recordó las "palizas" que Hernández le daba cuando estaba embarazada de su hija María de los Ángeles.

"Si yo hace 40 años atrás hubiese pensado que hoy tenía que estar sentada acá, hubiese filmado, hubiese buscado vecinos para que me vieran, pero hoy en este momento le digo, hubiera preferido ser una menos", declaró mientras su abogada, la defensora oficial Mariana Mocciaro, y gran parte del público lloraban al escucharla.

Mientras tanto, dentro de la sala y en la puerta de Tribunales, donde llovía sin parar, decenas de integrantes de organizaciones sociales reclamaron la libertad de Cristina, que está presa desde hace tres años, el último con prisión domiciliaria.

Según la acusación de la fiscal María Laura Margaretic, el hecho ocurrió el 16 de septiembre de 2014 en la casa que el matrimonio compartía en villa Piazza, de Azul, cuando Santillán atacó a su marido con un hacha presuntamente porque se enteró de que se iba a divorciar de ella y mantenía una relación paralela con otra mujer.

El hombre recibió lesiones, fue internado, pero a los dos meses recibió el alta y fue a vivir a un geriátrico donde murió seis meses después a raíz de una infección.

Cuando se produjo la muerte, la fiscalía acusó cambió la acusación contra Cristina de lesiones a homicidio, pese a que para la defensa no hubo relación entre el ataque y el motivo del fallecimiento.

La figura elegida para condenar a Santillán es una de las opciones que había propuesto la defensa, que había solicitado su absolución por el contexto de violencia de género en el que vivía o que se la sentencie por "lesiones gravísimas", que tiene una pena de entre tres y quince años.

Entonces, según la pena que se le aplique, la mujer podría recuperar la libertad o continuar presa.

En cambio, había solicitado una condena por "homicidio agravado por el vínculo mediando circunstancias extraordinarias de atenuación".

Temas