-

Amenazas de bomba en los colegios, la epidemia que invadió Quilmes

08 de septiembre de 2017

Desde el retorno de las vacaciones de invierno, en diferentes colegios secundarios de Quilmes se registraron amenazas de bomba. Los directivos no saben cómo evitarlas y tanto la Justicia como el Municipio no brindan respuestas.

Privados y estatales; laicos y religiosos. La moda de las amenazas no discrimina el tipo de establecimiento. Por caso, dos de las escuelas con mayor índice de intimidación son la Media 20 (ex Normal, que pertenece al Estado) y el Pacelli, un secundario católico del Obispado de Quilmes.

Incluso, este mismo viernes, el Colegio del Encuentro recibió una amenaza y debió seguir el protocolo de evacuación junto a efectivos de Bomberos, Defensa Civil y el SAME.

Amenaza bomba Quilmes.jpg
Con el protocolo, se interrumpe la normalidad de las clases
Con el protocolo, se interrumpe la normalidad de las clases

En los últimos ochos días, el Pacelli no tuvo respiro. El jueves y viernes de la semana pasada y este martes recibió amenazas. La Media 20 tiene un triste récord: todas las semanas hay amenazas. Si no es en esa escuela, es en el Nacional de Quilmes, ubicado en la misma manzana. Sea cual sea, el resultado es el mismo: evacuación, suspensión de clases y caos.

El 28 de agosto pasado le tocó al Nacional. Ese mismo día, a tres cuadras, también fue amenazado el San José. Un día después, otra vez el Nacional fue intimidado, sumando cinco amenazas desde el regreso del receso invernal.

amenaza bomba Quilmes 04.jpg
Cada vez que hay una amenaza, se abre una investigación en una fiscalía y se le adjudica a un Juzgado.
Cada vez que hay una amenaza, se abre una investigación en una fiscalía y se le adjudica a un Juzgado.

Otro de los colegios afectados es el Instituto San Alfonso, que en dos semanas recibió tres amenazas de bomba. La institución tiene tres niveles, por lo que cada vez que hay una amenaza, se debe evacuar todo el colegio, con casi mil chicos por turno.

CÓMO SE INVESTIGAN LAS AMENAZAS

Los llamados intimidatorios en los colegios están tipificados en el Código Penal bajo el delito de intimidación pública. Por ese motivo, cada vez que hay una amenaza, se abre una investigación en una fiscalía y se le adjudica a un Juzgado: es decir, se activa la máquina judicial para identificar él o los autores.

En muchos casos, las amenazas son realizadas al 911, por lo que la Fiscalía requiere a la Provincia la información del número remitente para poder rastrear la autoría del delito. Ahora bien, el tiempo de este trámite es larguísimo, aunque se supone que es buscar en una base de datos como si se buscara en una tabla de Excel con Control+B.

Si la llamada fue realizada directamente al colegio, los investigadores deben requerir la información a la empresa prestadora del servicio telefónico, lo que también lleva un tiempo considerable.

amenaza bomba Quilmes 02.jpg

Una vez que los fiscales cuentan con la información, deben empezar a analizar a quién pertenece, si fue realizado desde una línea fija o de celular, si fue de un teléfono público, de un locutorio, etc.

Pero claro, las fiscalías dedican su tiempo a otros delitos “más importantes”. Es que mientras suceden las amenazas, hay asesinatos, robos a mano armada, venta al menudeo de droga, violaciones, femicidios, etc.

En este contexto de acostumbramiento a las amenazas, para las fiscalías parecen ser el último expediente del armario. Por ejemplo, la UFI N°4 de Quilmes, a cargo de Karina Gallo, investiga desde el año pasado las cuatro amenazas que recibió el Instituto San Alfonso.

Además de las amenazas, las fiscalías reciben otros delitos que priorizan

Hasta ahora, el colegio no tuvo ningún tipo de notificación u avance de la causa. Y en el último mes ya recibió tres amenazas de bomba.

amenaza bomba Quilmes 05.jpg
Las escuelas denuncian que no hay avanece en las investigaciones
Las escuelas denuncian que no hay avanece en las investigaciones

“Si tuviéramos al menos una de estas denuncias resueltas, sería todo más fácil porque es probable que si se castiga una, no lo hacen más”, sostuvo la vicedirectora del Instituto San Alfonso, Mariana Garbuglio.

Desde la Secretaría de Seguridad de la municipalidad de Quilmes confirmaron que contando todos los colegios “hubo 45 amenazas de bomba en un mes”.

LO QUE IMPLICA UNA AMENAZA

Una amenaza de bomba trae aparejado muchos problemas, que van más allá del temor a perder la vida o sufrir heridas por una explosión.

La evacuación: los colegios tienen que desplegar una evacuación, por lo que se suspenden las clases. Muchas instituciones deben salir de sus predios por contar con espacios reducidos.


"Hubo 45 amenazas de bomba en los colegios en un mes"

Despliegue de la maquinaria estatal: policía, Defensa Civil, ambulancias y personal de explosivos y de tránsito acuden a los colegios para el operativo. Los bomberos, que en Provincia son voluntarios, también van a las escuelas amenazadas. Apertura de causa judicial: la investigación recae en una fiscalía y un juzgado.

Como se ve, el gasto de los recursos es altísimo, más allá de que mientras acuden a los colegios, por ejemplo, los policías dejan de prestar seguridad.

"Esto nos genera un trastorno muy grande. Desprotegemos a un amplio sector de la ciudad para cumplir con los protocolos de seguridad que están preestablecidos. A esto se les suma los trastornos que causa en materia de tránsito, ya que se cortan calles y eso también afecta a los vecinos; a los alumnos que pierden las clases, a las familias que deben ir a retirarlos y normalmente están trabajando, entre otros problemas", explicó el subsecretario de Emergencias, Protección Civil y Movilidad Urbana de la Municipalidad de Quilmes, Juan Mendizábal, al graficar lo que representa una amenaza.

Embed

“Altera no sólo la amenaza, sino también que los padres por fuera de la escuela se ponen como locos. Como se enteran que hay una amenaza, quieren sacar a sus hijos pero no entienden que necesitamos que todos los alumnos que vinieron ese día vayan al lugar seguro que tenemos disponible”, agregó la vicedirectora del Instituto San Alfonso.

“Los padres se enteran por las redes por sus hijos y se vuelve todo más caos”, agregó.

Embed

OTROS FOCOS

La tendencia que se registró en Quilmes también se vio en otros puntos del país. En Rosario y la capital de Santa Fe, se registraron más de 15 llamados por amenazas a instituciones educativas sólo en Agosto.

En tanto en Moreno la escuela religiosa Nuestra Señora de Fátima estuvo cuatro días sin clases por constantes amenazas de bomba a la institución.

"Tenemos 100 alumnos del total de 400, estamos cerrando el trimestre, se tienen que entregar boletines la semana próxima, hay muchas familias asustadas que nos mandan mensajes por la página de Facebook de la escuela y tienen razón porque encima hay gente que no puede venir a media mañana a buscar a los chicos", agregaron las autoridades.

Temas