Antes del repechaje de la Copa Davis, el capitán argentino y un alumno muy especial: Santiago Muñiz

11 de septiembre de 2017

"La próxima nos vemos en Buenos Aires, pero en una cancha de tenis". Daniel Orsanic acababa de salir del agua y ya quería devolver gentilezas a Santiago Muñiz. Fue en enero de este año ,cuando el campeón de la Copa Davis 2016 se dio el enorme lujo de surfear siguiendo los consejos del mejor del país en el deporte que es su principal hobby.

Orsanic y Muñiz

El marplatense de 24 años, hoy 73° en el ranking QS del circuito mundial, resultó el anfitrión en su ciudad, pero poco tiempo después fue recibido con todos los honores en el estadio del Parque Sarmiento y disfrutó de la clase de tenis que le dio nada menos que el capitán argentino de ese deporte.

"Las promesas están para cumplirlas y darle la clase a Santi fue algo que hice con mucho placer. A mí me encantó estar en el agua con él, escuchando sus consejos, espero que a él le haya pasado algo parecido”, resaltó Orsanic, quien ya está en Kazajistán para arrancar este viernes la nueva serie de Copa Davis.

La clase de tenis de Orsanic a Santiago Muñiz.mp4

En el polvo de ladrillo, Muñiz no se sintió como pez en el agua aunque se fue feliz, como nene con chiche nuevo.Que el mejor de todos me dé una clase exclusiva de un deporte que me encanta y que sea en el cancha en la que se disputó la Copa Davis son cosas mágicas, impagables. Sigo cumpliendo sueños”, contó Santi, quien hace poco fue a un entrenamiento de Del Potro para conocerlo y, desde el 2016, representa al club de sus amores (San Lorenzo) en el circuito mundial de surf.

Esta vez los roles enrocaron: el maestro en el mar fue el alumno en el polvo. “Yo la pasé muy bien, viéndolo del lado que él me observó en el agua. El vivió esa curiosidad por aprender, por hacerlo lo mejor posible, y a mí me gustó estar el lado de la ayuda, para poder darle algunos tips a alguien que es tan bueno en lo suyo”, explicó Orsanic, quien buscará mantener a la Argentina en el Grupo Mundial. Muñiz, rider estrella de Quiksilver Argentina, fue de menor a mayor en la clase.

“Al principio no le podía pegar a la pelota, pero terminé re suelto. Todo gracias a Dani, que se comprometió con la clase y me fue enseñando y, sobre todo, dándome confianza”, resaltó Muñiz.

Muñiz.jpg
Orsanic y Muñiz, luego de la clase.
Orsanic y Muñiz, luego de la clase. "Fue una experiencia mágica", dijo el surfista

-Y, entonces, Daniel: ¿qué podemos decir de Santi como tenista?
-Diría lo mismo que él te diría de mí como surfista, que soy un gran capitán de tenis. Yo, entonces, debo decir algo así: Santi, como tenista, es un gran surfista.

La carcajada de Orsanic se escuchó en casi todo el predio y Muñiz, agarrándose la panza tras plegarse a la risa, fue más allá. Y sí, tiene razón. Incluso debo admitir que Dani es mejor surfista que yo tenista. Sin dudas. El surf es un deporte muy difícil, de equilibrio, de coordinación motora y en una cancha que no es siempre la misma…. Por eso hay conocer las olas y sentirlas, y él lo hizo de primera, mucho mejor que yo con la raqueta”, aseguró Muñiz.

Temas