-

-

Escalada en la "guerra" tucumano-cordobesa: se tiran con maní, azúcar y hasta fernet

18 de septiembre de 2017

Córdoba prohibió el azúcar en las mesas de los bares. Tucumán no se quedó de brazos cruzados y sube la apuesta.

La "batalla" comenzó la semana pasada cuando se aprobó una ordenanza en la ciudad de Córdoba que quita de las mesas de los bares los sobrecitos de azúcar. La medida, que es similar a la vigente en otras provincias pero con la sal por ejemplo, se fundamenta en cuestiones de salud. Aseguran que se abusa de estos productos por su fácil disponibilidad y que sin tenerlos a mano muchos reducirían su ingesta.

Sin embargo la medida cordobesa puso en pie de guerra a los productores de azúcar tucumanos. La semana pasada entre los discursos que dieron legisladores tucumanos durante la sesión especial convocada para rechazar la ordenanza cordobesa muchos advirtieron, aunque en ese momento fue tomado con sorna, que avanzarían con proyectos para limitar el maní cordobés, el salame de Colonia Caroya y hasta el fernet.

Lo que surgió como una chicana fue creciendo y ahora en Tucumán hablan en serio de prohibir el maní cordobés

"Ni maní salado, ni maní con chocolate. Nada de maní" había gritado exaltado el legislador tucumano Rubén Chebaia durante su intervención en la sesión especial. Pero lo que parecía una chicana fue creciendo poco a poco durante el fin de semana.

En diálogo con el diario Perfil, el vicepresidente de la Legislatura tucumana, Gustavo Gassenbauer comenzó a darle entidad y forma a la "guerra del azúcar. "El tema surgió en una charla con la radio LV2 de Tucumán en donde en modo de broma le prometí a un oyente que si Córdoba no daba marcha atrás con la prohibición del azúcar, yo mismo me paraba en la ruta, en la frontera con Córdoba y no iba a dejar pasar ningún salame de la colonia, pero todo fue en forma chistosa. Lo que sí te puedo decir es que en caso de continuar esta medida y si esto sigue avanzando voy a proponer prohibir el maní cordobés en los bares acompañando a la cerveza. Es conocido por todos que el maní contiene grandes cantidades de sal y eso genera graves consecuencias para la salud como por ejemplo la hipertensión arterial", fundamentó Gassenbauer.

Y siguió: "A loco, loco y medio. Es una medida a la altura de la del azúcar. No podemos seguir con una medida tan ridícula como la que impulsa el intendente Ramón Mestre".

"A loco, loco y medio" advirtió el vicepresidente de la Legislatura tucumana y reclamó la marcha atrás de la prohibición cordobesa

En la misma línea el legislador Claudio Vigna aseguró que estudiarán prohibir el salame cordobés por el alto contenido graso y de sodio incorporado.

Chebaia aseguró que la medida aprobada en Córdoba responde a los intereses corporativos de empresas extranjeras que quieren imponer el consumo de edulcorantes. El tema no es menor para los tucumanos. En esa provincia hay 5 mil productores azucareros y 15 ingenios que generan 45 mil puestos de trabajo.

Temas