-

"Corregía" a golpes a sus dos hijas y las mató: fue condenada a 25 años de prisión

18 de septiembre de 2017

Fue en Santiago del Estero. La mujer admitió haberles pegado, pero dijo que no tuvo intención de matarlas. La condenaron a prisión perpetua.

Una mujer fue condenada este lunes a prisión perpetua en Santiago del Estero por el asesinato de sus dos hijas menores de edad, víctimas de ataques a golpes, hecho que fue descubierto cuando la madre de las niñas llevó al Centro Provincial de Salud Infantil (Cepsi).

La pena recayó sobre Celsa Rosa Sández, de 25 años, a quien los jueces María Peralta de Aguirre, María Eugenia Carabajal y Alfredo Pérez Gallardo encontraron responsable de doble homicidio calificado por el vínculo.

Acusada de matar a sus hijas

La pena impuesta fue la que había solicitado la Fiscalía cuando pronunció su alegato, mientras que la defensa había abogado por la absolución por el beneficio de la duda o, eventualmente, homicidio preterintencional.

Durante una de las audiencias del juicio oral y público, Sández, de 25 años, intentó justificar el castigo que le daba a sus hijas y dijo que "corregía a los chirlos". Sin embargo, aclaró que nunca tuvo la intención de matarlas. "Algunas veces les pegué, pero nunca pensé que iba a estar en un juicio por eso", sostuvo.

La investigación judicial se abrió a partir de una denuncia de los médicos del Cepsi, según la cual una niña de 3 años había sido asistida con lesiones graves en la cabeza.

La niña había sido derivada en estado grave desde el Hospital de Niños de la ciudad de La Banda, al que había llegado sin signos vitales, aunque la habían logrado reanimar.

La hermana menor de edad, de 20 meses, había sido asistida en el mismo centro de salud con un cuadro similar diez días antes.

Acusada - Celsa Rosa Sández
Celsa Rosa Sández
Celsa Rosa Sández

Por ello, la Fiscalía de La Banda ordenó exhumar el cuerpo de la menor de las hermanas, ya que su madre había dicho en su entorno que había fallecido por un problema de salud congénito.

Los médicos forenses que realizaron las autopsias descubrieron hematomas y hemorragias cerebrales en ambas niñas, provocados por golpes brutales recibidos en la zona de la cabezo.

De inmediato se dispuso la aprehensión de la mujer, quien había dejado sola a la mayor de sus hijas en el hospital infantil bandeño.

Los investigadores tras esa decisión concluyeron que la mujer era conciente del hecho que había perpetrado, por el que fue condenada hoy con la máxima pena contemplada en el Código Penal.

Temas