Gregorio Laferrere: hallan muerta a una mujer policía y sospechan de un custodio presidencial

19 de septiembre de 2017

Según el testimonio de su pareja, que trabaja en el área de la Custodia Presidencial de la Policía Federal, la víctima se habría suicidado. Sin embargo, los investigadores descreen de su versión por incongruencias en su declaración.

Una oficial ayudante de la Policía Federal fue encontrada muerta de un balazo en la cabeza en su casa de la localidad bonaerense de Gregorio de Laferrere. Por el hecho detuvieron a su actual pareja, otro efectivo de la fuerza que aseguró que su mujer se suicidó y que tenía problemas psicológicos.

La víctima fue identificada como María Julieta Gómez, de 31 años, quien había sido madre hace cuatro meses. La mujer prestaba servicio en el área de Computación de la PFA. El sospechoso, en tanto, quien es el padre biológico del bebé, trabaja en la División de Servicios Técnicos Especiales de la Superintendencia Federal de Teconologías de la Informacion y Comunicaciones en el área de la Custodia Presidencial.

Todo comenzó cuando los vecinos se alertaron al escuchar gritos y las detonaciones de balazos que provenía de la casa de la pareja y llamaron a la policía.

Cuando efectivos de la Comisaría 1ra.Este de La Matanza, con jurisdicción en Gregorio de Laferrere, arribaron a la vivienda, hallaron a Gómez muerta de un balazo en la cabeza y a Pinto, quien les dijo que ambos se encontraban en franco de servicio.

Pinto les contó a los efectivos presentes en el lugar que momentos antes había mantenido una fuerte discusión con su mujer porque le había comunicado a ésta que pretendía dar por finalizada la relación.

El hombre fue imputado por homicidio agravado por el vínculo

De acuerdo ese primer relato del oficial, en medio de la discusión, la mujer tomó su arma reglamentaria, una pistola Bersa Thunder calibre 9 milímetros, se apuntó en la cabeza y se disparó.

Sin embargo, el fiscal de la causa, Carlos Arribas, de la Fiscalía Temática de Homicidios del Departamento Judicial de La Matanza, consideró que había contradicciones en la hipótesis del suicidio, por lo que dispuso la aprehensión de Pinto por "homicidio agravado por el vínculo" de su mujer y lo indagó.

En su descargo de casi cinco horas, el acusado mantuvo su versión del suicidio y afirmó que fue la mujer quien efectuó tres disparos con su propia arma reglamentaria, lo que coincide con la cantidad de tiros que los vecinos dijeron escuchar.

Pinto describió que él estaba con él bebé dentro de la casa cuando escuchó dos disparos provenientes del patio y al salir, vio a Gómez parada en una escalera de cemento, colocarse la pistola en la cabeza y realizar el tercer tiro.

Embed

Sin embargo, el imputado declaró que no recordaba de qué lado de la cabeza ella se había apuntado antes de tirar, lo que llamó la atención del fiscal Arribas ya que los peritos determinaron que el balazo estaba en la parte izquierda del cráneo, mientras que Gómez era diestra.

Temas