-

Cumplía una pena por homicidio y volvió a matar en la cárcel

20 de septiembre de 2017

El hombre fue condenado a 12 años de prisión por homicidio simple. Pidieron evaluar la responsabilidad de agentes penitenciarios por falta de controles.

El Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Mar del Plata condenó a doce años de prisión a un interno de la Unidad Penal 15 de Batán, como autor del delito de homicidio simple. Al momento del hecho, Nahuel Roldán –también conocido como Gonzalo López Villarino- estaba detenido en cumplimiento de una condena por otro crimen que había cometido en Lomas de Zamora, por lo que fue declarado reincidente.

Para los miembros del Tribunal Oral en lo Criminal 1 no quedaron dudas de que Roldán fue el sujeto que se acercó a la celda de contención conocida como “leonera” con un cuchillo en su poder y le asestó una puñalada a Luis Martín Echegaray Báez. Aunque la víctima fue trasladada de urgencia al Hospital Interzonal General de Agudos (Higa), murió unos días después.

Tribunal penal
Tribunal Oral en lo Criminal 1
Tribunal Oral en lo Criminal 1

Las declaraciones de los testigos que participaron del debate confirmaron que ambos se cruzaron –reja de seguridad mediante- y que tras unos gritos observaron a la víctima tomarse el cuello para intentar frenar una hemorragia y que el imputado tenía un elemento cortante en su mano y gritaba que “llamaran a la escopeta”.

El defensor del imputado cuestionó severamente el testimonio de los agentes penitenciarios en cuanto a la ubicación de su defendido al momento del hecho y sostuvo que el hecho se generó cuando ambos estaban en el interior de la “leonera”. A su entender esa hipótesis tiene fundamento en la declaración de su defendido, en la de un agente y en “lo llamativo y sugestivo de que la fiscalía no haya logrado obtener el material fílmico de la cámara de seguridad que existe en el sector, cuando es sabido de que tales dispositivos precisamente se encuentran colocados para captar situaciones como estas”, según publicó el portal 0223.

También acreditaron el factor sorpresa como agravante “porque fue determinante para lograr el resultado, ya que Echegaray, estando en el interior de la celda de contención o leonera, seguramente se acercó confiado a la reja sin esperar recibir por parte de su agresor un facazo en el cuello que lo condujo a su muerte”.

Luego de calificar al hecho como homicidio simple, los jueces condenaron a Nahuel Roldán –o Gonzalo López Villarino- a la pena dedoce años de prisión. El sujeto actualmente alojado en la Unidad Penal 30 de General Alvear fue declarado reincidente con relación a una sentencia por robo doblemente agravado por efracción y escalamiento en grado de tentativa y un homicidio en ocasión de robo juzgado en el Tribunal Criminal 4 de La Matanza.

Temas