-

Femicidio de Micaela García: por qué su familia pidió que el juicio no sea público

20 de septiembre de 2017

Se trata de la joven que fue secuestrada, abusada y estrangulada en abril último en la ciudad entrerriana de Gualeguay. Uno de los detenidos confesó haberla violado.

El juicio por el femicidio de Micaela García, la joven que fue secuestrada, abusada y estrangulada en abril pasado en la ciudad entrerriana de Gualeguay, arrancará este jueves con tres imputados, entre ellos el acusado de violarla, Sebastián Wagner.

Tanto Wagner, de 31 años y con una condena previa por otras dos violaciones, como Néstor Pavón, de 35, el dueño del lavadero en el que trabajaba el principal acusado, y el hijo de la pareja del primero, Gabriel Otero, de 21, serán juzgados por los delitos de "abuso sexual con acceso carnal en concurso ideal con homicidio calificado por alevosía, criminis causa y femicidio", con una pena prevista de prisión perpetua.

En tanto, la pareja de la madre de Wagner, Fabián Ehcosor, acordó el viernes pasado un juicio abreviado, por el cual aceptó la condena de dos años y seis meses de prisión de cumplimiento efectiva por el delito de "encubrimiento agravado" por haber ayudado al autor del hecho a ocultarse en el partido bonaerense de Moreno.

En tanto, el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguay, integrado por los jueces María Angélica Pivas, Roberto Cadenas y Darío Crespo, aceptó el pedido de los padres de la víctima para que no sean públicas las audiencias de debate oral que comenzarán este jueves por la mañana con la presentación de al menos 57 testigos.

La familia realizó el pedido porque consideran que "hay detalles de la causa que están vinculadas con el abuso sexual y cuestiones que no deberían trascender".

Cronología del crimen que conmocionó a todo un país

Micaela García que tenía 21 años y estudiaba profesorado en educación física, desapareció el 1 de abril luego de salir de un boliche de Gualeguay y su cuerpo fue hallado siete días más tarde con signos de haber sido estrangulada y violada.

Según la instrucción de la causa, la joven fue secuestrada y asesinada en la misma fecha de su desaparición dentro del automóvil Renault 18 Break perteneciente a Wagner, quien fue detenido en la localidad bonaerense de Moreno.

Wagner admitió que fue el autor del crimen de la joven al prestar declaración indagatoria ante el fiscal del caso, Ignacio Telenta, y también dijo que no fue el único responsable del hecho, y señaló a su empleador, Pavón.

Pavón se declaró inocente, sólo admitió haberle prestado dinero a Wagner para escapar a la provincia de Buenos Aires y habló de un cómplice muy allegado a su empleado, que los investigadores emparentaron con el hijastro.

El femicidio de Micaela, quien tenía una activa participación en la vida social a través de su militancia en el Movimiento Evita, causó conmoción en todo el país y reactivó las marchas contra la violencia de género bajo la consigna "Ni una menos".