Londres no le renovará la licencia a Uber y no podrá seguir operando

22 de septiembre de 2017

La capital británica era hasta ahora una de sus mayores bases en el mundo con más de 40 mil conductores registrados. La compañía adelantó que irá a la justicia.

La oficina de transporte de la ciudad de Londres resolvió no renovar la licencia de operación de Uber en la capital británica que vence el próximo 30 de septiembre. A pesar de ello se espera que por el momento el sistema siga funcionando por lo menos hasta que se resuelva el recurso judicial que se da por descontado presentará la compañía en los próximos días. El ente regulador londinense entiende que la Uber no está facultada para poseer una licencia de operador de contratación privada.

La oficina de Transporte londinense advirtió que Uber demuestra "falta de responsabilidad corporativa" evidenciadas en una serie de problemáticas generadas que tienen implicaciones potenciales para la seguridad. Uber estaba en la mira de los sindicatos, reguladores y el sector tradicional del taxi por sus condiciones laborales.

Los conductores de taxis deben pasar exigentes pruebas para recibir la licencia, cosa que no sucede con los conductores de Uber

La suspensión de la licencia para operar ya es vista como una victoria de los "black cabs", los taxis negros icónicos de Londres. Mientras que los conductores de taxis deben pasar exigentes pruebas antes de recibir la licencia, los requisitos son mínimos para el caso de Uber.

La decisión afectará a los 40.000 conductores que trabajaban en la ciudad con Uber y será un duro golpe para la aplicación, que tiene en Londres una de sus grandes bases. Desde la empresa ya informaron que apelarán la decisión en el plazo de 21 días que se le habilita ahora, al tiempo que buscan que el servicio de comida a domicilio Ubereats no se vea también afectado.

Temas