Superó todas las adversidades para cumplir su sueño de ser médica

24 de septiembre de 2017

De origen humilde, la mendocina no se dejó vencer hasta lograr desarrollar su vocación.


Basilia Esperanza Mamaní, de 32 años, hace diez años comenzó la carrera de Medicina en la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo) y este año, luego de atravesar una innumerable cantidad de enfermedades producto del estrés, pudo concluir sus estudios.

La joven nació y vivió toda su vida en la localidad Ugarteche, en el Departamento Luján de Cuyo de la Provincia de Mendoza. Sus padres son bolivianos pero hace casi 40 años que están radicados en Argentina. Hizo su secundaria en un colegio que no le sirvió de base para ingresar a la carrera que deseaba.

ucuyo.jpg
 UNCuyo reconocío a Basilia Esperanza Mamamí por su esfuerzo
UNCuyo reconocío a Basilia Esperanza Mamamí por su esfuerzo

Al primer intento de ingresar a la universidad no pudo entrar:"Fue muy estresante y me enfermé. Primero bajé de peso y con eso me bajaron las defensas", contó la médica.

En 2013, mientras cursaba cuarto año, afrontó uno de los problemas más importantes producto de la ansiedad. "En cuarto año se rinden cada dos semanas exámenes finales que son orales y eso me ponía bastante mal. Yo igual seguía, no quería parar y perder tiempo". Pero a mitad de ese año tuvo que parar.

Embed

"Había dejado de cursar y estaba con tratamientos. Me tomé un año y medio sin cursar porque no quería saber nada con la carrera ni con la facultad", explico Basilia.

En 2015 retomó la carrera completamente y a finales de 2016 terminó de cursar y en marzo de este año rindió el global final, el cual aprobó para recibirse, luego de 10 años, de médica.

Apenas se recibió, Basilia rindió con éxito para ingresar a la residencia de Diagnóstico por Imagen en el Hospital Central. Actualmente está cursando primer año y su idea es cuando termine (son cuatro años), seguir trabajando en el sistema público.

Temas