Mayada y Martínez Quarta declararon en Conmebol por los casos de doping: ¿y ahora?

25 de septiembre de 2017

El defensor Lucas Martínez Quarta y el mediocampista uruguayo Camilo Mayada declararon en la sede de la Confederación Sudamericana de Fútbol, en Paraguay, en la audiencia correspondiente a los dos casos de doping en los que están involucrados y por los cuales cumplen una sanción provisoria desde fines de junio.

En la ciudad de Luque, los jugadores de River estuvieron acompañados por los abogados del club de Núñez, Gonzalo Mayo y Ariel Reck, junto con el brasileño Pedro Frida, titular del estudio Bichara Motta de Río de Janeiro, especialista en temas de doping, además de Pedro Hansing, médico del plantel de River.

Embed

La defensa sigue sosteniendo la teoría de la contaminación del suplemento proteico que consumieron y que derivó en la presencia de diuréticos cuando los futbolistas de River se presentaron a orinar en sendos controles antidoping.

Mayada y Martínez Cuarta se sometieron a diferentes exámenes médicos en Los Ángeles, Estados Unidos, para corroborar que en los últimos 10 años ninguno de los dos consumió esa droga prohibida y que los contenidos son mínimos y sin efecto físico.

El tribunal de disciplina de la Conmebol dará a conocer la sanción definitiva dentro de los próximos 10 días.

En River especulan que la suspensión, que empezó a correr desde el 22 de junio, cuando salieron las sanciones provisorias, sería de entre cuatro a seis meses, la cual luego puede ser apelada, si así lo consideran, a la Agencia Mundial Antidopaje (WADA).

La droga en cuestión es la hidroclorotiazida, la cual se usa como un diurético para ocultar el uso de otras sustancias prohibidas.

En cuanto a los tiempos de la sanción, recientemente salieron los castigos de 7 y 9 meses para Fernando Barrientos (Lanús) y Nicolás Figal (Independiente), por lo cual la dirigencia de Nuñez espera algo dentro de ese rango.

Los abogados de la entidad millonaria sostienen que no tenía sentido intentar sacar ventaja deportiva en una competencia donde el equipo ya estaba clasificado, puesto que cuando disputó los dos partidos en los que se les hicieron los controles a Mayada y Martínez Quarta, River ya tenía asegurada la clasificación a los octavos de final de la Copa Libertadores.

Temas