-

-

Los Silva tuvieron un accidente en Bolivia y les pidieron 10 mil pesos por la atención en el hospital

27 de septiembre de 2017

La familia Silva sufrió un accidente en Bolivia mientras viajaba para realizar la peregrinación de la Virgen de Urkupiña en la localidad de Cochabamba. El siniestro ocurrió hace varias semanas pero en las últimas horas denunciaron desatención que padeció en el vecino país.

Lo que tenía que ser un viaje de renovación del pacto de fe con la Mamita -así la nombran a la Virgen-, terminó como una pesadilla para estas salteñas.

Según publica el diario salteño El Tirbuno, Silvia de la Silva, junto a su hija Patricia y su nieto, el domingo 13 de agosto, habían emprendido el último tramo del viaje que iba desde Santa Cruz de la Sierra hasta Cochabamba. Cinco minutos antes de llegar a la terminal de la localidad boliviana, comenzaron a vivir un infierno.

Embed

El ómnibus que las transportaba tuvo un accidente mientras subía el puente hacia una autopista en la zona Muyurina. El colectivo, que se presume iba a gran velocidad, cayó hacia la calle de abajo y se arrastró unos 200 metros. Luego se precipitó del lado izquierdo, ocasionándole el vuelco.

El siniestro se registró a las 5 y el saldo del accidente fue un niño muerto y 20 personas heridas, entre las que se encontraban estas salteñas.

VIDEO Odisea en Bolivia pag 10 mil para sacar a su hija del hospital.mp4

Patricia queda internada por dos días porque tenía una herida muy profunda en el brazo que iba desde la clavícula hasta debajo de la axila.

Denuncian que la atención en el hospital boliviano fue de mal en peor, pero eso no fue lo más escandaloso que tuvo que atravesar esta familia que se encontraba sola y sin dinero en otro país.

Cuando les dieron el alta del lugar ordenando el traslado a la Argentina se llevaron una sorpresa aun mayor; se enteraron que tenían que pagar 10.000 pesos para poder sacar a su hija del hospital. "Supuestamente era por todo lo que se había usado pero a mí también me hicieron una lista de cosas que tenía que comprar y sé que no usaron nada. Tuve que pagar 10.000 pesos por estar internada dos días, desde el lunes a la mañana hasta el miércoles a la tarde. La plata no la tenía y me la prestó la gente que fue a verme", relató.

Gracias a la ayuda que recibió de salteños que habían viajado a la procesión pudo sacar a su hija del hospital.

Temas