La mujer que atropelló y mató a su novio rugbier rompió en llanto en una pericia clave

29 de septiembre de 2017

La mujer se sometió este jueves a las pericias para saber cuál es el grado de astigmatismo que sufre. El problema visual es la principal herramienta de la defensa.

Desde que entró hasta que salió, Julieta Silva no paró de llorar. Así lo aseguraron los investigadores. La mujer que está acusada de haber atropellado y matado a su novio rugbier, Genaro Fortunatoen la madrugada del 9 de septiembre, se sometió a una pericia oftalmológica clave para saber cuál es el grado de astigmatismo que sufre.

julieta Silva 02.jpg
La mujer se hizo este jueves a la mañana las pericias oftalmológicas
La mujer se hizo este jueves a la mañana las pericias oftalmológicas

La medida fue solicitada por la fiscal Andrea Rossi y es la principal herramienta que tiene la defensa para que cambie la carátula a un hecho culposo y no doloso como está caratulado hasta ahora.

Para la fiscal, el hecho no fue un accidente sino que usó su automóvil para arrollar y matar a Fortunato aprovechando su estado de indefensión. La causa hasta el momento está caratulada como homicidio doblemente agravado por el vínculo y alevosía.

declaró la novia.jpg
<div>Pensé que había pisado un pozo, declaró Julieta Silva</div>
Pensé que había pisado un pozo, declaró Julieta Silva

En esta pericia oftalmológica que se espera que esté la semana que viene se determinará el grado de disminución visual que sufre Silva y qué patología padece. La defensa y la familia hablaron de que la mujer padece un importante grado de astigmatismo y que eso sumado a que no tenía anteojos, pudo haberse tratado de un accidente.

Temas