Un joven autista sin hogar pide que lo envíen a prisión para pasar su cumpleaños

03 de octubre de 2017

Tiene 23 años y ha vivido en hogares desde que tenía siete años, sufrió un tumor cerebral y los últimos seis meses los pasó durmiendo en la calle.

Normalmente nadie quiere pisar la cárcel, aunque siempre hay excepciones. Bradley Grimes, un joven vagabundo autista, le rogó a la Corte de Teesside que lo manden a prisión un día antes de su cumpleaños, porque así, según su trabajadora social, "al menos se despertará en su cumpleaños en un lugar cálido".

El joven británico de 23 años ha vivido en hogares de acogida desde que tenía siete años y ha pasado los últimos seis meses durmiendo en la calle durmiendo en las puertas de las tiendas de Middlesbrough.

Embed

Grimes tuvo que ir a los tribunales para responder sobre la ruptura de una sentencia de cuatro meses de libertad condicional por un delito con cuchillos. Sin embargo, además de su curiosa petición, el acusado explicó que tuvo un tumor cerebral causado por años de negligencia.

Su abogada Aisha Wadoodi le contó al juez cómo Grimes había pedido que se activara la suspensión de su sentencia para que pudiera ser enviado a prisión, ya que "se encuentra en una situación imposible porque no tiene casa".

Temas