Cansado de los robos, un sacerdote ofrece comida a los ladrones

04 de octubre de 2017

El comedor de la parroquia de González Catán sufrió cinco robos en el último año. El padre Eugenio decidió colgar un pasacalle para invitar a los ladrones a comer y así terminar con los asaltos.

La Parroquia Nuestra Señora de Caacupé, de la localidad de González Catán, sufrió cinco robos en el último año y el padre Eugenio Mazzeo decidió invitar a los ladrones a comer para que cesen los asaltos.

El sacerdote colgó un pasacalle en la puerta de la capilla para llamar la atención de los ladrones y los vecinos se vieron sorprendidos por la situación.

“Sres. Ladrones: Es la quinta vez que nos roban en menos de un año. El trato es este: la parroquia les da comida y ustedes la dejan cocinar en paz”, se puede leer en el cartel que fue instalado el lunes.

Embed

La semana pasada, un grupo de delincuentes forzó la puerta, ingresó a un salón donde se realizan 120 viandas diarias para familias carenciadas y se llevó el microondas y una gran cantidad de mercadería, como cajas de arroz, fideos, salsas de tomate y aceites.

“Fue de madrugada y me imagino que habrán sido varios chicos. Se llevaron todo lo que teníamos para cocinar. Estuvieron bastante tiempo”, recordó el padre Eugenio.

Son chicos que están bajo efecto de la droga. Como son lugares donde no habitan personas, entran de noche. Pero una vez ingresaron durante el día y le sacaron dinero a la secretaria. No pasa nada si te llevan 100 pesos, pero no sabemos si un día nos pegan un tiro”, contó.

“Nosotros hacemos muchas acciones solidarias, tenemos varias personas que se dedican a esto”, explicó el sacerdote.

Temas