-

-

Quiso evitar un examen con una amenaza de bomba en su colegio

05 de octubre de 2017

El joven cursaba en el Instituto Politécnico Superior de Rosario, uno de los colegios más tradicionales de la ciudad. Fue procesado y embargados por la Justicia.

Un estudiante de Rosario que llamó a un establecimiento educativo y alertó sobre la existencia de un explosivo, fue procesado y embargado como presunto autor del delito de amenazas. La llamada la efectuó para no rendir un examen.

El procesamiento fue dictado por el juez federal de Rosario Marcelo Martín Bailaque en una investigación desarrollada por el fiscal Marcelo Degiovanni, y recayó sobre Juan Santiago Herrera, de 18 años, en orden al delito de amenazas anónimas, por haber realizado un llamado telefónico con una falsa amenaza de bomba al Instituto Politécnico Superior “General San Martin”, el pasado 8 de septiembre de 2016.

Embed

Aquel día, alrededor de las 14.54 horas, el establecimiento educativo recibió una llamada anónima en la cual una voz masculina le refería respecto a la existencia de una bomba en el edificio. Esto alarmó a personal y alumnos del Instituto, y se convocó a personal de la Delegación “Rosario” de la Policía Federal Argentina, que revisó el lugar sin encontrar explosivo alguno.

La investigación recayó en la Fiscalía Federal N°1 de Rosario que solicitó el análisis de las llamadas entrantes a la institución, en el horario de la amenaza.

Así se logró dar con tres abonados telefónicos, uno de los cuales correspondía al uso interno de la compañía Telecom, y los restantes a dos mujeres. El representante del Ministerio Público Fiscal encomendó una serie de tareas de investigación que permitieron determinar que una de esas líneas pertenecía al domicilio donde Herrera vive junto a sus padres.

Colegio Rosario
Instituto Politécnico Superior
Instituto Politécnico Superior

El juez consideró que “el imputado habría realizado el llamado intimidatorio al establecimiento educativo al que concurría a los fines de evadir el examen que estaba programado para esa fecha".

Asimismo, en el marco de la investigación se estableció que el joven era alumno regular del 6° año de Educación Técnica Profesional de Nivel Secundario de dicha institución- y que ese día estaban programados diversos exámenes, entre los que se contaba el de la asignatura “Algoritmos y Estructuras de Datos Avanzados”, el que debía rendir el imputado.

Tras la indagatoria, según publicó fiscales.gob.ar, el magistrado consideró que “el imputado habría realizado el llamado intimidatorio al establecimiento educativo al que concurría a los fines de evadir el examen que estaba programado para esa fecha, por lo tanto, corresponde disponer su procesamiento por considerarlo probable autor del delito de amenazas anónimas” y le trabó embargo sobre sus bienes hasta cubrir la suma de 600 pesos.

Temas