07 de noviembre de 2013

Lo dispuso el juez Ariel Lijo para determinar si funcionaban los frenos, la posbilidad de alguna falla mecánica y el estado general de la formación que se incrustó en Once.

El juez federal Ariel Lijo ordenó una pericia técnica al tren que chocó en la estación de trenes de Once el 19 de octubre pasado con el objetivo de determinar si hubo un correcto funcionamiento de frenos y si la formación estaba en buen estado.

El magistrado designó un perito oficial, Raúl Díaz, y dio vista a las partes para que nombren a sus peritos de parte, luego de lo cual se determinarán los puntos de pericia.

El objetivo será establecer si funcionaban los frenos, la posibilidad de alguna falla mecánica y el estado general del tren, antes de enviar al ya procesado maquinista Julio Benítez a juicio
oral.

Por su parte, la abogada defensora de Benítez, Valeria Corbacho, apeló el procesamiento sin prisión preventiva dictado por Lijo, por lo cual la Cámara Federal porteña deberá ahora definir si
lo confirma o lo revoca.

El tren está bajo custodia judicial en la estación de trenes de Once.

Temas