07 de noviembre de 2013

El juez de la causa, Ariel Lijo, ordenó llevar a cabo una inspección ocular, además del análisis de cámaras de seguridad, audios y estudios sobre el tren, vías y señales.

El magistrado hizo lugar al pedido del abogado querellante Gregorio Dalbón, que representa a un grupo de heridos y además aceptó a Eduardo Lucio, como perito propuesto por esa parte para participar de las pericias que fueron ordenadas por el juzgado.

El lunes 11 de noviembre a las 10 se llevará a cabo la inspección ocular del tren en presencia de personal del juzgado y de la División Sarmiento, según una resolución a la que tuvo acceso minutouno.com.

El juez informó además los puntos a peritar que incluyen las condiciones de las vías, sistemas de señalamiento, energía eléctrica, materiales rodantes involucrados, datos del personal de conducción de la formación interviniente y de las personas responsables del área control trenes.

Se intentará establecer "la mecánica de la colisión y las condiciones operativas al momento de la colisión", según se indica en la resolución sobre los puntos de pericia.

Lijo también ordenó analizar las velocidades del itinerario de la formación y un examen exhaustivo del sistema de frenado, "si el freno de servicio y de emergencia, sistema de hombre vivo/muerto se hallaban operativos durante el recorrido".

Por otra parte, se dispuso un "análisis del sistema de telecomunicaciones con verificación de equipos y gestión de sistemas y registros y condiciones de funcionamiento en particular de los registros de audio en el período desde la puesta en servicio de la formación hasta el momento de la colisión".

Entre los puntos, también se ordena determinar si se aplicó el Reglamento Interno Técnico Operativo en el momento del hecho.

Además se ordena el análisis de los registros de videos de las cámaras fijas de las estaciones entre Moreno y Once a fin de determinar singularidades en el accionamiento de la formación siniestrada.

Entre los puntos se ordena "informar y analizar el historial de reparaciones, kilometrajes, y protocolos de habilitación de material rodante involucrado al momento de la colisión".

Finalmente, el juez incluyó entre los puntos de pericia, "teniendo en cuenta los antecedentes formativos del conductor explicar si se hallaba capacitado para la tarea".

El motorman Julio Benítez está procesado por el accidente, por el delito de descarrilamiento culposo y sustracción de prueba, ya que para el magistrado ocultó en su mochila el disco rígido con las imágenes de lo que ocurrió al momento del hecho y habría intentado destruirlo.

Temas