La creadora del Día de la Madre se arrepintió por el sentido comercial que le dieron

15 de octubre de 2017

"Sólo ha servido para que los comerciantes se enriquezcan vendiendo regalos y ellas sigan procreando para la guerra", dijo Anna Jarvis antes de morir

Hoy los festejos del Día de la Madre transcurren entre la nostalgia, el saludo obligado y el regalito de turno. Sin embargo, la historia cuenta que la mujer que promovió su invención se murió arrepentida de haberlo hecho.

A decir verdad, sólo las madres argentinas son agasajadas hoy ya que la celebración rota en el calendario según el país, al igual que su significado y connotaciones.

En realidad, la celebración nació en Boston, en 1872, cuando Julie Ward Howe sugirió una fecha para honrar la paz. Sin embargo, quien tuvo más suerte para registrarlo fue Anna Jarvis, hija de una activista comunistaque en 1905 envió cartas a políticos y personas influyentes pidiendo que se consagrara como Día de la Madre el segundo domingo de mayo, fecha cercana al aniversario póstumo de su madre.

Así, en 1914, apoyada por el presidente Woodrow Wilson, consiguió que el Congreso aprobara el segundo domingo de mayo como fiesta nacional, lo que fue rápidamente emulado por otros países. Hasta que en 1923, al ver que la festividad se había mercantilizado y que con esto su objetivo -la paz y la ayuda al otro- había sido desvirtuado, Anna demandó judicialmente que se eliminara la celebración del calendario oficial de fiestas.

"Me arrepiento de haber impulsado el Día de la Madre, sólo ha servido para que los comerciantes se enriquezcan vendiendo regalos y ellas sigan procreando para la guerra", confesó en una entrevista con tristeza.

Festejos en la Antigüedad Helénica y en la Roma Imperial

Las primeras celebraciones del Día de la Madre no fueron norteamericanas: se remontan a la antigua Grecia, donde se le ofrecían sacrificios a Rhea, madre de los grandes dioses, y donde Atenea le dio a su hijo Aquiles las armas para luchar. Los romanos llamaron a esta fiesta La Hilaria (alegría) y la festejaban el 15 de marzo, en el templo de Cibeles, madre diosa por excelencia, dueña del oráculo y del éxtasis, pero también protectora en la guerra.

Cambios de fecha por conveniencia

Alemania, Uruguay, Venezuela, Chile, Perú, Colombia, Italia, Japón, Turquía y Holanda, adoptaron el segundo domingo de mayo, en honor a la fecha elegida en los Estados Unidos, donde nació el festejo.

En Argentina mudó el Día de la Madre del 11 de octubre al tercer domingo, a pedido de los comerciantes de artículos del hogar, perfumería y cosméticos, que necesitaban reactivar la segunda quincena con una fecha poderosa.

Temas