-

Un pescador casi muere atragantado tras besar a un lenguado

14 de octubre de 2017

El pescado saltó a su boca y le tapó las vías respiratorias durante varios minutos.

Un pescador de 28 años casi muere asfixiado por un lenguado que saltó a su boca y se deslizó hasta su esófago. El hombre confesó que había intentado besar a su presa.

Sam Quilliam estaba tan contento con el lenguado de 15 centímetros que había pescado en el muelle de Boscombe, Reino Unido, que lo besó en la boca con resultados espantosos, informó el sitio de la BBC.

Embed

"Quise darle un beso antes de devolverlo al agua y, como si fuera un pan de jabón, se escapó de mis manos y adentro de mi boca y básicamente nadó por mi garganta", relató el hombre sobre las rarezas del episodio del 5 de octubre pasado.

"Empecé a correr como un pollo sin cabeza y después colapsé", confesó.

sam quilliam pescador.jpg
Quilliam no pudo contener la excitación y después no pudo respirar
Quilliam no pudo contener la excitación y después no pudo respirar

Quilliam se salvó gracias a las maniobras de resucitación del personal del muelle, y a que los paramédicos que se lo llevaron en la ambulancia usaron unas pinzas especiales para laringoscopias.

"Al final logré sacar la punta de la cola y, con mucho cuidado para no romperla, traté de extraer (el pescado), aunque sus aletas se enganchaban al salir", explicó el paramédico Matt Harrison.

Temas