Creyeron que habían adoptado a una huérfana de Uganda, pero era robada

14 de octubre de 2017

La niña de siete años tenía una familia, pero les habían dicho que iba a tener "una vida mejor".

Una pareja de Ohio, Estados Unidos, luchó para reconectar a su hija adoptiva con su familia biológica en Uganda después de descubrir que la chica de siete años había sido robada de su hogar.

Jessica y Adam Davis llevan casados 16 años y tienen cuatro hijos biológicos pero deseaban compartir su amor, sus recursos y su hogar con un niño que lo necesitara. Después de investigar el tema, la pareja inició el trámite de adopción en octubre de 2013.

namata 2.jpg
Namata con una de sus hermanas adoptivas
Namata con una de sus hermanas adoptivas

"Decidimos (en base a lo que ahora consideramos una forma de propaganda) que la mayor necesidad [de adopciones] estaba en los países más pobres", escribió Jessica Davis en el sitio de la CNN.

El matrimonio contactó a la agencia European Adoption Consultants y en 2015 recibieron en su casa a Namata, apodada Mata, quien es oriunda de una zona rural de Uganda.

hogar de mata.jpg
El hogar original de Namata en Uganda
El hogar original de Namata en Uganda

La niña tenía 6 años y, según le explicaron a los Davis, era huérfana de padre y su madre la dejaba "expuesta a situaciones abusivas" en la localidad de Uganda donde vivían.

Por su parte, los contactos locales de la agencia le aseguraron a la madre de Mata que su hija iría a vivir con otra familia para tener "una mejor educación", lo que en ningún momento implicaba perder contacto con ella para siempre.

En cambio, cuanto mejor era el inglés de Mata, más evidente era que tenía una excelente relación con su madre, quien se ocupaba de que fuera a la iglesia, a la escuela y le enseñaba a cocinar.

De acuerdo con una investigación de la CNN, muchas familias estadounidenses fueron engañadas igual que los Davis y pagaron hasta 15 mil dólares para completar los procesos de adopción de niños que no son huérfanos, sino que fueron entregados por sus familias de manera temporal para ser educados en casas comunitarias.

Namata y su madre se reencontraron en 2016, pero los Davis decidieron relevar su historia a los medios este año.

Temas