Tras un robo quedó paralítica y ahora confesó que fue su novio el que disparó

31 de octubre de 2017

El hecho ocurrió el 17 de mayo. El novio de la joven paralítica le confesó que fue él el que disparó y ella lo contó en Tribunales. Hay un delincuente detenido.

La investigación sobre un hecho de inseguridad dio un giro de 180 grados. Ocurrió el 17 de mayo en Villa Carmela, Tucumán, cuando Agustina Villagrán recibió un balazo en medio de un robo junto a su novio. Por el hecho, uno de los delincuentes quedó detenido.

La joven, de 18 años está paralítica desde entonces y se encuentra internada en un sanatorio privado en Buenos Aires donde su novio le habría confesado que fue él el que disparó y no los delincuentes.

“Ella estaba en la casa de su novio, Mauricio Díaz. Pidieron una pizza y cuando llegó el joven delivery, fue abordado por dos motochorros. Sofía salió al balcón y comenzó a gritar”, explicó el padre de la muchacha, Eduardo Villagrán.

Embed

Según la primera hipótesis, en este punto el asaltante que estaba atacando al empleado de la pizzería y al novio de la muchacha había levantado la pistola y había disparado el balazo que ingresó por la clavícula y le destrozó la médula espinal a la joven.


"Fue él. Fue un accidente. No lo acuso", dijo la joven en Tribunales.

Pero ahora se supo que no fue así: “Según lo confesó después, el chico sacó un arma de un cajón, fue corriendo hasta el balcón donde estaba mi hija para evitar el asalto, pero tropezó con la cama y allí salió el disparo”, agregó el papá de Sofía.

La joven nunca supo quien la había herido porque recibió el impacto en la espalda. De hecho, estaba convencida de que lo había disparado el asaltante porque así fue como lo declaró tanto su novio como el empleado del delivery ante la Justicia.

“Fue él. Fue un accidente. No lo acuso”, dijo la joven en silla de ruedas en Tribunales.Si bien Díaz no está imputado por el momento, tras la declaración de la muchacha, podría ser acusado del delito de lesiones culposas con dolo eventual.

Temas