-

-

Macri privatizará la participación estatal en las empresas energéticas

01 de noviembre de 2017

Por medio de un decreto, el Presidente puso en venta las acciones que el Estado tiene en 12 empresas energéticas.

Por medio del Decreto 882/2017 publicado este miércoles en el Boletín Oficial, el presidente Mauricio Macri dispuso la creación de la empresa Integración Energética Argentina SA que surgirá de la fusión de las actuales compañías Energía Argentina SA (Enarsa) y Emprendimientos Binacionales SA (Ebisa) y dispuso la venta de los activos del Estado en el sector, que incluyen seis centrales termoeléctricas y participación accionaria en distintas compañías.

El decreto, que lleva las firmas de Macri, el jefe de Gabinete Marcos Peña y el ministro de Energía y Minería de la Nación, Juan José Aranguren, también dispone la reasignación de sus nombres originales a las represas hidroeléctricas en construcción sobre el Río Santa Cruz, las que volverán a llamarse Condor Cliff y Barrancosa, en lugar de Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, respectivamente.

Macri habilitó la privatización de todos los activos que posee el Estado en empresas energéticas

El artículo 1 del Decreto instruye al Ministerio de Energía y Minería para que en su carácter de accionista mayoritario de Energía Argentina SA (Enarsa) y Emprendimientos Energéticos Binacionales SA (Ebisa), "impulse los actos y recaudos societarios necesarios a fin de efectuar la fusión por absorción de ambas sociedades, revistiendo Enarsa el carácter de sociedad absorbente, la que pasará a denominarse Integración Energética Argentina SA".

Por la venta de activos energéticos, el Estado espera recaudar unos mil millones de dólares, aunque se mantendrán ajenas a ese proceso de valorización las dos represas santacruceñas, la Central Térmica Río Turbio, el Gasoducto del Noreste Argentino GNEA y la ampliación de tres gasoductos de reciente adjudicación.

Así, las principales medidas del decreto contemplan en primera instancia la absorción por parte de Enarsa de la empresa Ebisa, la que tiene por responsabilidad principal la comercialización de la energía entregada por los emprendimientos binacionales y además es el vehículo por lo cual el Estado ejerce sus derechos accionarios en la Entidad Nacional Yacyretá, ambas encuadradas bajo la órbita del Ministerio de Energía y Minería.

El Estado espera poder recaudar mil millones de dólares con este plan de privatizaciones

"Queremos lograr una mayor eficiencia con la fusión y tener una única empresa que maneje los emprendimientos energéticos que están siendo ejecutados por el Estado nacional y aquellos que en el futuro puedan hacerse desde el Estado", explicó una fuente del ministerio de Energía sobre el contenido del decreto del Poder Ejecutivo.

Al mismo tiempo, aquellos emprendimientos que en la actualidad están en cabeza del Estado nacional como los aprovechamientos hidroeléctricos sobre el Río Santa Cruz -que dejarán de llamarse Néstor Kirchner y Jorge Cepernic- como la terminación de la construcción de la Central Térmica de Río Turbio, de los tres gasoductos cuyos contratos se firmaron la semana pasada (Cordillerano, De la Costa y del Centro) el comitente pasa a ser la nueva empresa Integración Energética Argentina SA.

El directorio de la compañía creada este miércoles será el mismo que conduce actualmente Enarsa, pero los mismos serán refrendados una vez que se concrete la fusión, para la cual se instruye los mecanismos a seguir en la misma norma.

Para pagar los activos puestos en venta, Macri habilitó que las generadoras de energía los paguen con los fondos que les adeuda el Estado

El decreto también instruye la puesta en venta de los activos energéticos de Enarsa y del Ministerio de Energía además de las participaciones accionarias ya sean controlantes o minoritarias de otras empresas.

Así, el Estado se desprenderá de las centrales de ciclo abierto Ensenada Barragán en la provincia de Buenos Aires, y Brigadier López en la provincia de Santa Fe, que actualmente se encuentran bajo la órbita de Enarsa, pero con el compromiso que deberá asumir el comprador de completar los cierres de ciclos ya proyectados de ambas plantas, lo que sumará al sistema unos 450 Mw adicionales.

También serán ofrecidas al sector privado las inversiones concretadas mediante el Fondo de Inversiones para el Mercado Eléctrico Mayorista (FONINVEMEM), creado de 2005 para incrementar la oferta energética y que incluye las centrales térmicas de ciclo combinado de 800 MW General Belgrano, Vuelta de Obligado y Almirante Brown, en Buenos Aires, y General San Martín, en Santa Fe.

El decreto de Macri dispone además que las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic pasen a llamarse Condor Cliff y Barrancosa

Para la concreción de estas compras, el Gobierno va a permitir que las liquidaciones de ventas que aún están en manos de una veintena de empresas generadoras de energía eléctrica -por suministros no pagados oportunamente por Cammesa y estimados en 12.000 millones de pesos-, sean utilizadas para poder saldar parte de la compra de los activos.

El Gobierno también decidió desprenderse de las participaciones accionarias del 50% que Enarsa tiene en la compañía Citelec, empresa titular del 52% de Transener, la transportista de ultra alta tensión, las cuales el Estado adquirió en 2016 a un valor de 7,2 pesos la acción y hoy cotiza en el mercado por encima de los 40 pesos.

El mismo camino seguirán las tenencias públicas de acciones -en todos casos inferiores al 10 por ciento del total- en las empresas Central Puerto, Transba, Dique SA y Central Térmica Güemes, y el 51% accionario que saldrán a futuro al mercado de la empresa Dioxitek, cuya planta se está construyendo en la provincia de Formosa para transformar el dióxido de uranio en pastillas de uranio, elemento combustible para las centrales nucleares.

Temas