2016, el peor déficit fiscal de la historia argentina

05 de noviembre de 2017

El rojo de las cuentas públicas en el primer año de la era macrista superó el de la híperinflación de Alfonsín.

Tras conocerse los datos oficiales, varios economistas expertos en cuestiones de finanzas públicas salieron a advertir que durante el último año, la Argentina registró el peor déficit fiscal de su historia.

Oscar Cetrángolo, de la UBA. señaló en un artículo que publicó en el blog Alquimias Económicas, señaló que el déficit fiscal -Nación, provincias, sin la ayuda del Banco Central y contabilizando el pago a los holdouts- fue 7,85% del PBI en 2016.

La cifra es superior a la registrada durante la peor crisis de Ricardo Alfonsín.“Hay que remontarse a la crisis de la hiperinflación a finales de los años ochenta o a la crisis de la deuda a principios de los 80 para encontrar resultados similares o mayores al actual”, advirtió Cetrángolo.

Dujovne.jpg
Nicolás Dujovne presentó detalles de la reforma tributaria<br>
Nicolás Dujovne presentó detalles de la reforma tributaria

En su análisis, el economista y docente de la UBA hace un repaso de por qué en 2016 se registró un déficit tan elevado, lo que lleva ahora a Mauricio Macri a avanzar un con furo plan de ajuste tributario e incluso laboral.

"Se llegó hasta aquí porque en 12 años (2004-2016), hubo un incremento del gasto salarial (+6% PBI; esencialmente provincial), del gasto previsional (+4.8% PBI; resultado de incorporar casi 3 millones de jubilados vía moratoria e indexar los haberes por encima de la inflación) y de las transferencias al sector privado (+4.3% PBI; principalmente los subsidios económicos a la energía y el transporte)", enumeró Cetrángolo.

Esas medidas, de los gobiernos kirchneristas, "explican más del 80% de esta expansión del Sector Público Argentino". No obstante, aclara que "en estos primeros 21 meses, el balance primario (septiembre 2017) es similar al heredado en 2015 (3.7% hoy vs. 4.0% del PBI), mientras el mayor peso del pago de intereses (fruto de la devaluación inicial y del cambio en el financiamiento -deuda por monetización-) redundó en un deterioro del resultado financiero (5.8% vs. 5.2% del PBI)".