-

VIDEO: Terrible caída de una acróbata en plena actuación en Bali

06 de noviembre de 2017

Fue ante la mirada de los espectadores en una playa de la isla. La joven se rompió el cuello, no puede caminar y no cuenta con el dinero para el tratamiento que necesita para no quedar invalida de por vida. IMÁGENES SENSIBLES.

Sam Panda, una acróbata estadounidense de 26 años, sufrió una caída desde una altura de entre 3 y 4 metros cuando actuaba el pasado viernes en una playa de Bali, Indonesia.

caída acróbata bali.mp4

En el video, publicado por ella misma en sus redes sociales, se ve el momento exacto en el que se suelta el cable del que se suspendía el aro donde hacía las acrobacias y al caer se golpeó la cabeza con el escenario de madera y se fracturó el cuello en el acto ante la mirada sorprendida de los espectadores. La acróbata fue trasladada a un hospital.

Embed

"Me rompí la vértebra C5, lo que significa que me rompí el cuello, y los discos entre las vértebras cervicales. Ello está ejerciendo presión sobre mi médula espinal", escribió Panda en su cuenta de Facebook.

sam acrobata.jpg

"Recibí 8 puntos de sutura en mi cabeza. Estoy hospitalizada en este momento. No estoy paralizada, puedo mover mis brazos y piernas, pero aún no puedo caminar. Mi columna vertebral no puede soportar mi peso, además estoy bastante débil y aturdida", afirma la joven estadounidense.

acrobata caída.jpg

Sam, que vive y trabaja en Bali, tiene 10 años experiencia como acróbata y contorsionista. Según los médicos que la atienden, el fragmento de una vértebra está alojado en su médula espinal, lo que podría acarrearle invalidez de por vida si no se extrae rápidamente. La joven necesita salir de Indonesia para recibir el tratamiento adecuado, aunque no cuenta con el dinero necesario para el traslado, unos 40.000 dólares. El hotel en el que trabajaba no se ha hecho responsable de los gastos.

Embed

La joven necesita salir de Indonesia para recibir el tratamiento adecuado, aunque no cuenta con el dinero necesario para el traslado, unos 40.000 dólares. El hotel en el que trabajaba no se ha hecho responsable de los gastos.

Temas