Descubrieron que eran hermanos en un centro de rehabilitación

09 de noviembre de 2017

Se reencontraron en Paraná. Ambos comparten una rara enfermedad genética y gracias a la rehabilitación en un centro especializado lograron reencontrarse.

Francisco y Emanuel se conocieron hace algunos días en un centro de rehabilitación de Paraná. Ambos fueron adoptados por familias distintas de la ciudad de Paraná, y nunca nunca se cruzaron en la calle. Pero la vida les dio una segunda oportunidad, la de reencontrarse en un centro especializado a causa de la patología genética que comparten: el mal de Huntigton, afección que provoca movimientos involuntarios del cuerpo.

Hermanos
Francisco Ríos (28) y Emanuel Godoy (27).
Francisco Ríos (28) y Emanuel Godoy (27).

Los dos con el mismo diagnóstico. Entre charlas y charlas, de las vulgares y de ocasión que se producen en un espacio así, a Francisco le quedó una sensación especial. Sus padres adoptivos le habían contado su historia personal, quién era, de dónde venía y sobre su familia biológica. Cuando intentó comenzar a desarrollar ese sentimiento frente a su madre empezó tímidamente: "Mamá, hay un chico que tiene la misma enfermedad que yo y que...". Debe ser tu hermano- lo interrumpió sin titubear su mamá del corazón.

La búsqueda, entonces, la impulsó la mamá de Francisco, quien se reunió con el papá adoptivo de Emanuel con la intención de que confirmara esa corazonada. Ese sentimiento fue estrechándose, las coincidencias de datos se unían cada vez más, las pruebas terminaron ratificando ese palpito: son hermanos. Francisco (28) y Emanuel (27) fueron separados al nacer y hoy, una rara y grave enfermedad hereditaria, los volvió a unir.

Hermanos
Francisco Ríos y Emanuel Godoy se reencontraron en un centro de rehabilitación en Paraná.
Francisco Ríos y Emanuel Godoy se reencontraron en un centro de rehabilitación en Paraná.

"Fue muy raro porque viviendo en la misma ciudad y nunca se encontraron en la calle, y vienen a hacerlo acá en un instituto, donde si no eran hermanos, eran parientes", dijo Soledad, hermana de Emanuel, al portal Elonce.com.

Ya como hermanos, con el lazo constituido y reforzado también fueron apareciendo las diferencias. Una insalvable: Emanuel es de Boca y Francisco de River. La enfermedad comenzó a aparecer en Francisco hace algunos meses. "Tuve la oportunidad de conocer a mi mamá biológica pero no estuve interesado. Sí fuimos a buscar respuestas genéticas por mi situación y descubrimos con otros cinco hermanos habían fallecido. Es decir que eramos 23 hermanos", contó.

Emanuel hace un año que va al Centro Integral de Rehabilitación Neurológica de Entre Ríos (CIRNER), donde los profesionales atienden a ambos. "Para nosotros es importantísimo esto. Es un refuerzo al trabajo diario pero además es algo muy significativo para la vida de ellos", explicó al diario Clarín Juan Bautista Poci, uno de los profesionales que trabaja en la rehabilitación de los hermanos.

Hermanos
Se dieron cuenta que eran hermanos  en un centro especializado a causa de la patología genética que comparten.
Se dieron cuenta que eran hermanos en un centro especializado a causa de la patología genética que comparten.

Según los especialistas , la enfermedad afecta a diez de cada cien mil habitantes. Provoca movimientos involuntarios que sólo se detienen cuando quienes la padecen están dormidos.

Con el reencuentro Francisco y Emanuel están motivados a intentar dar con los otros hermanos. "Esperemos que a partir de que nuestra historia trascienda podamos dar con nuestros hermanos", se ilusiona Francisco. Sería movilizante para ellos, sin dudas. Pero también conmovedor para el resto de la sociedad que asiste a esta emotiva historia.

Temas