-

Vandenbroele declaró durante 10 horas y aportó documentación

15 de noviembre de 2017

El juez Lijo determinará ahora si ingresa definitivamente al programa de protección de imputados colaboradores.

El empresario Alejandro Vandenbroele declaró este miércoles durante casi diez horas bajo la figura de "arrepentido" ante el fiscal Jorge Di Lello en el marco de la causa Ciccone y otras en las que está implicado el ex vicepresidente Amado Boudou y firmó un "acta de confidencialidad".

Así lo confirmaron fuentes judiciales que precisaron que el acta con su declaración deberá ser homologada por el juez federal Ariel Lijo, quien determinará si ingresa definitivamente al programa de protección de testigos e imputados colaboradores.

"Es verosímil su relato sobre su rol y su participación en los hechos. Habló de Boudou, de su amigo José María Núñez Carmona y del gobernador de Formosa, Gildo Insfrán", señalaron las fuentes consultadas, en medio del máximo hermetismo que rodeó su declaración.

En su presentación ante Di Lello y dos secretarios, Vandenbroele brindó información sobre las tres causas en las que está involucrado: esto es, un tramo aún no elevado a juicio del caso Ciccone, otra por la renegociación de la deuda pública de Formosa con el Estado Nacional y una tercera por presunto enriquecimiento ilícito.

Fueron en total 25 carillas de declaración del ex titular de The Old Fund, quien además aportó documentación, y sus dichos y pruebas buscarán ahora ser corroborados.

Genera expectativa en la Justicia, en este marco, la información que podría aportar sobre su relación con el ex vicepresidente: la causa central por Ciccone ya fue cerrada y se encuentra en juicio oral, aunque aún está en instrucción un tramo que investiga la llamada "ruta del dinero" utilizado para la compra de las acciones de la empresa.

Mientras tanto, y a raíz del pedido formal elevado por la Justicia al ministro del área, Germán Garavano, la cartera nacional confirmó el lunes por la noche que Vandenbroele "ingresó provisoriamente al programa de protección de testigos".

El Ministerio aclaró además "que se dispusieron las medidas de seguridad pertinentes para brindarle protección de acuerdo a las particularidades del caso", aunque informó que "no brindará más detalles para no poner en riesgo la integridad del testigo".

"El ingreso al programa es voluntario y la permanencia en el mismo exige el cumplimiento de las condiciones fijadas por las autoridades", se informó oficialmente.

El sistema de Protección, creado por ley 25.764, se encuentra dirigido a testigos e imputados que hubiera realizado un aporte trascendente a una investigación judicial de competencia federal vinculada a delitos de delincuencia organizada o de violencia institucional, y que como consecuencia de él, se encuentren en una situación de riesgo.

Vandenbroele está acusado en la causa Ciccone de haber sido el testaferro del ex vicepresidente y de haberle prestado el nombre para que se quedara con la imprenta con capacidad para imprimir billetes: ante Di Lello, el empresario informó que no contaba con abogado particular, por lo que se le asignó el defensor oficial Juan Martín Vicco.

En el marco del juicio por el salvataje de Ciccone, Boudou había ratificado días atrás que no conocía a Vandenbroele, mientras que Laura Muñoz, ex esposa del empresario declaró que él "trabajaba para el entonces ministro de Economía" y que su intermediario era Núñez Carmona, amigo del exfuncionario.

"Me dijo que trabajaba para Boudou y que el nexo era Núñez Carmona y que estaban haciendo un negocio con la provincia de Formosa y que debía armar unas sociedades", señaló la semana pasada la mujer ante el Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) en la Sala AMIA de los tribunales de Comodoro Py.

La declaración de Muñoz es en referencia al contrato por el pago de la deuda provincial que Formosa tenía con el Estado Nacional y por el cual The Old Fund, propiedad de Vanderbroele y que luego adquiriera Ciccone, cobró una comisión millonaria por consultoría en esa operación.

Temas