Estaba con sus hijos en la plaza y le dispararon un balín en la cara

17 de noviembre de 2017

Ocurrió en la tarde del miércoles. La mujer sintió un fuerte dolor en la cara y le empezó a sangrar la nariz.

Nadia Mariscal quiso salir a disfrutar del día de sol con sus hijos. Por eso, como suelen hacer, fueron a la plaza Paso. Mientras ellos jugaban, ella estaba tomando un helado en uno de los bancos de madera. De repente siente un fuerte impacto en la nariz y comienza a sangrar.

“Pensé que era una rama o una piedra que había volado de algún árbol porque vino desde arriba. Empecé a sangrar mucho, llamé al padre del nene para que me lleve hasta la guardia y los médicos me extrajeron un balín de un aire comprimido”, contó a los medios locales.

“Habrá sido algún loco, la verdad que no puedo entender. Es un peligro, está lleno de nenes y podría haber sido una tragedia. Si me hubiera pegado en el ojo me lo sacaba”, sostuvo Nadia.

Embed

Desconcertada por la situación, fue hasta la guardia médica más cercana, un sanatorio de 45 entre 13 y 14 donde le confirmaron que se trataba de un balín de aire comprimido.

“El doctor que me vio me dijo que tenía un perdigón de aire comprimido, una vez que me lo sacó. Los médicos no entendían nada y yo tampoco. Todavía no sé por qué ni cómo pasó”, aseguró Nadia ayer a la tarde, sentada en el mismo lugar y horario donde 24 horas antes salió lastimada.

La precisión es que el balín metálico era del calibre 5 y medio, de un centímetro de largo aproximadamente. “Me traspasó la nariz. El médico me lo sacó con unas pinzas. Me quedó la cara hinchada y me seguía quemando la herida”, remarcó la mujer.

Temas