-

-

-

-

-

Creer o reventar: la maldición de las rodillas de los "9" de Boca

19 de noviembre de 2017

En los últimos 20 años, pocos fueron los que usaron la "9" de Boca con continuidad. Desde 1997 a 2017 rindieron muy pocos y los que lo hicieron tuvieron algo en común: fatídicas lesiones en su mejor momento que los alejaron de las canchas.

El primero de los “9” de Boca que sufrió la maldición fue Martín Palermo. El 13 de noviembre de 1999 anotó su gol 100º en Primera División con los ligamentos cruzados de su rodilla rotos. Estaba cerca de ir a jugar al fútbol italiano por una cifra millonaria y peleaba con Crespo y Batistuta un puesto en la Selección. Volvió contra River, por la Libertadores marcando un gol épico pero su ausencia se sintió.

El “Loco” se fue al Villarreal de España. Fue reemplazado erráticamente por el Pampa Sosa y Abel Balbo -en la Libertadores 2002- hasta que regresó en 2004. En su segundo y último ciclo también sufrió una rotura de ligamentos cruzados. Esta vez fue en 2008, ante Lanús, cuando conformaba un tridente intratable con Rodrigo Palacio y Juan Román Riquelme. Ese equipo, con Ischia, termina saliendo campeón en el recordado triangular con Lucas Viatri como titular.

Gol de Palermo

Justamente Lucas Viatri fue el primer sucesor de Palermo. Se calzó la “9” de Boca y hasta fue convocado a la selección local por Alejandro Sabella. El Puma era titular para Julio César Falcioni en el equipo que saldría campeón del Apertura 2011 sacándole 12 puntos de ventaja al Racing de Diego Simeone pero en la mitad de ese torneo también se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla.

El cuarto caso con un tercer protagonista se dio este domingo con el Pipa Benedetto. El surgido en Arsenal de Sarandí marcó la friolera de 35 goles en 42 partidos. Volvía de una gira con la Selección cuando su sueño mundialista se vio frustrado por la misma maldición de los otros, pocos, que vistieron con decoro en los últimos 20 años.

Temas