La arrojaron de un puente por robarle el celular y lleva un año internada

26 de noviembre de 2017

Dos hombres la atacaron y desde entonces no puede mover las piernas ni los dedos de la manos. El drama afectó a todos en la familia.

El 2 de diciembre de 2016 Nieves María Lizarazu Cabrera, una joven de 29 años, de nacionalidad boliviana, fue atacada por dos hombres en la base superior de la escalera de un puente para peatones entre la General Paz y la calle Humaita, en Liniers.

Lizarazu, quien se habría resistido a un robo, fue arrojada desde arriba del puente, desde unos 5,10 metros de altura. Tras la caída los dos atacantes, Vaciando Ávila Pérez, un uruguayo de 40 años y Claudio Elías García, boliviano, de 34, corrieron junto al cuerpo y le robaron el celular. Ambos fueron arrestados cuando querían escapar.

Embed

Tras el ataque, la joven pasó los primeros tres meses en terapia intensiva. El pronóstico era desalentador.

Nieves se había mudado a Buenos Aires a los 23 años, por primera vez. Se había casado, ya tenía un bebé con su ex pareja y buscaba un futuro mejor. Cuatro años se quedó en la Capital Federal hasta que regresó a su ciudad natal.

“A fines de enero tenía que regresar, porque el nene estaba allá en Oruro, por empezar el ‘kinder’ (preescolar) y ella tenía que cuidarlo. Pero le pasó esto”, comentó Julia Cabrera (50), la mamá de Nieves al diario Clarín.

Después de estar intubada, en coma inducido y a la espera de un milagro, a Nieves la trasladaron a una habitación común. La caída le generó un politraumatismo con shock medular cervical por fractura que la dejó postrada. No puede mover las piernas ni los dedos de las manos. El pronóstico es reservado. No saben cuánto tiempo más tiene que estar internada ni tampoco si algún día mejorará su condición.

Puente
La víctima permanece internada desde hace un año.
La víctima permanece internada desde hace un año.

Julia tuvo seis hijos: Nieves es la mayor. Nunca había salido de Bolivia hasta que una sobrina la llamó para avisarle lo que había pasado con Nieves. Desde hace meses que prácticamente no sale del hospital. No conoce la Ciudad y no sabe cómo viajar a los Tribunales para enterarse del expediente judicial.

El drama afectó a todos en la familia. Cuando se enteraron de lo que le pasó a Nives, Julia se vino de Bolivia con su esposo. "Mi hija estaba en terapia y no la podíamos ver mucho. Así que nos volvimos. A los tres meses, cuando la pasaron a la habitación, volví sola y estoy acá desde entonces. Otra de mis hijas vino dos o tres meses y se tuvo que ir. Yo volví sólo una vez”, relató la mujer.

Julia está junto a su hija ayudándola a comer, a higienizarse y acompañándola. Hace al menos ocho meses que no puede regresar a su país, que no tiene ayuda económica, psicológica ni legal. Según contó, ni el Gobierno nacional, como tampoco de la Ciudad de Buenos Aires ni el Consulado boliviano, han intervenido.

nieves familia.jpg
Los familiares en Argentina de la joven, se acercaron al Hospital Santojanni cuando fue atacada en 2016.
Los familiares en Argentina de la joven, se acercaron al Hospital Santojanni cuando fue atacada en 2016.

"Yo quisiera llevármela allá, pero por falta de dinero me estoy quedando aquí. No me ayuda nadie, estoy sola. Al principio fuimos al Consulado y me dijeron que me iban a ayudar a trasladarla cuando mi hija esté mejor, pero no sé cuándo puede ser eso. Yo estoy aquí, cada día”, manifestó.

Según contó Julia, durante los primeros días de desesperación le pidieron $ 50 mil por un abogado que los representara, pero no tenían dinero para pagarlo. Tampoco para afrontar los cuidados médicos que su hija necesita si regresan a Oruro.

“No se sabe cuándo la vamos a poder llevar, ella no puede moverse. Solo los brazos, los dedos tampoco los puede mover. Necesita ayuda, al principio ni comía, poco a poco empezó a poder.

Nieves estaba casada cuando vino por primera vez a Buenos Aires. Luego se separó y dejó un matrimonio atravesado por el maltrato. Su pareja, el padre de su hijo, estaba en la Ciudad cuando atacaron a su mujer. Hacía dos meses que habían vuelto a vincularse, pero después del ataque él nunca fue a visitarla. Ni siquiera saben si sigue en Argentina y tampoco tiene contacto con su hijo.

Puente .
El puente desde el cual fue arrojada la víctima
El puente desde el cual fue arrojada la víctima

Hace 21 meses que Nieves no puede ver a su nene, que está por terminar el primer grado en Oruro. Mantienen contacto por fotos y “a veces hablan por teléfono”, según cuentan.


Temas