Héroe: este arquero infantil fingió una lesión para que juegue su suplente

27 de noviembre de 2017

"Sentí un tirón en la parte de atrás de la pierna. No voy a poder jugar el partido, creo que estoy desgarrado". Las palabras son de Uriel Cuitiño, arquero de Colonia Caroya, que el fin de semana se consagró campeón infantil del tradicional torneo que es transmitido por la pantalla de El Doce de Córdoba.

Dichas palabras aparecieron en un momento clave, minutos antes de la gran final frente a Espíritu Santo y retumbaron fuerte en la cabeza del entrenador, Mario Vicente, quien tenía en Cuitiño a una de sus grandes figuras y referentes del equipo.

Sin dudarlo, Vicente tomó una decisión y mandó a calentar a Joaquín Maccio, el arquero suplente que tenía en sus manos la chance de saltar a la cancha nada menos que en el partido más importante de todos, según la nota publicada en Mundo D.

¿El resultado? Colonia Caroya ganó 1 a 0 y Maccio tuvo una enorme actuación que terminó resultado clave para quedarse con el título. Pero la historia tenía una arista aún más emotiva.

Tras la celebración, Cuitiño iba a hacer una revelación que no deja de conmover. “Yo en verdad no estaba lesionado. Pero como Joaquín no había atajado en la otra final y jugó poco en el torneo, yo quería que él pudiera jugarla. Por eso le dije al profe que estaba mal, pero en realidad estaba bien”, confesó el chico.

maccio.jpg
Fotos: Gentileza Damián Reyna
Fotos: Gentileza Damián Reyna

"Yo ya había jugado toda la final anterior. Y con Joaquín somos compañeros en el equipo, pero no amigos de vernos todos los días. Incluso no debe saber que yo no estaba lesionado, se va a enterar ahora”, agregó el pequeño sobre su decisión, de la que ni sus padres estaban enterados.

Así las cosas, Maccio pudo gritar campeón dentro de la cancha y Cuitiño fuera de la misma. Aunque el campeonato ya lo había ganado varios minutos antes con su enorme actitud de compañerismo.

Temas