Los ataques homofóbicos crecieron más de un 20 por ciento en el país

03 de diciembre de 2017

La Comunidad Homosexual Argentina (CHA) indicó que los ataques homofóbicos no detienen su crecimiento en la Argentina.

Tras la agresión sufrida por un joven rugbier, golpeado el viernes pasado por una patota en el barrio porteño de Palermo por su identidad sexual, la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) indicó que este año cierra con un alarmante aumento mayor al 20 por ciento de hechos de homofobia perpetrados con extrema violencia.

El dirigente César Cigliutti, titular de la CHA, expresó que "lamentablemente, el hecho que tuvo como víctima a Jonathan Castellari no es aislado, porque los ataques homofóbicos no detienen su crecimiento en la Argentina, en directa vinculación con una reacción del machismo y también por la ausencia de políticas públicas para prevenir y erradicar el odio por la condición sexual de las personas", según publicó Diario Popular.

César Cigliutti
César Cigliutti dirigente de la CHA.
César Cigliutti dirigente de la CHA.

El rugbier Castellari, que se repone de la feroz golpiza, escribió en su perfil de la red social Facebook un emotivo texto: "Después de un día horrible, tirado en una camilla, lleno de cables, agujas y con un ojo cerrado y el otro vidrioso de tantas emociones, no quería dejar de agradecer cada uno de los mensajes que recibí, mensajes de aliento llenos de amor".

"Esos mensajes son la esperanza que me queda para seguir luchando por una sociedad libre de homofobia. Al igual que muchos también sueño con una sociedad diversa donde exista el respeto por el otro", escribió el jugador de Ciervos Pampas Rugby e integrante de la Federación Argentina LGBT.

En la continuidad del texto, el joven señaló: "Hoy me voy a dormir muy triste, angustiado y dolido, pero con un dolor que no es físico y que no tiene nada que ver con los golpes".

"Siento dolor en el alma porque me tocó a mi vivir en primera persona eso por lo que todos los días trabajo para erradicar: la violencia, la discriminación y el machismo. ‘Tomá por puto’, ‘puto de mierda’, ‘si tenés tatuajes, bancátela’, fueron algunas de las frases que escuche mientras cinco personas me pegaban en el piso y otras dos arengaban para que me revienten la cabeza a patadas" indicó.

Embed

Luego escribió: "De lo único que estoy convencido en este momento es que seguiré aportando mi granito de arena para que nunca más nadie tenga que vivir episodios similares".

Acerca de la agresión, el dirigente Cigliutti de la CHA aseguró que "estos episodios siguen aumentando, no se detienen, ni siquiera hay una meseta, sino un constante aumento".

"Este año observamos un crecimiento que seguramente supere el 20 por ciento en cantidad de ataques, respecto a 2016, y lo sabemos en función de la gran cantidad de denuncias que nos llegan directamente y aquellas que se visibilizan de diversas formas, mediante los medios de comunicación o con la valentía de las propias víctimas, que lo cuentan en plataformas digitales", precisó.

Cigliutti sostuvo: "Claramente, este esquema se vincula al paradigma del machismo, que enfrentamos desde la CHA y otros colectivos también, como el movimiento Ni una menos. La base es la misma en cada agresión".

"Son los mandatos, los estereotipos, los prejuicios y la ignorancia. Cabe destacar que la virulencia de los ataques es cada vez mayor en estos casos de homofobia", consideró.

ataque homofobico 1.jpg
El amigo de Jonathan compartió el episodio en Twitter
El amigo de Jonathan compartió el episodio en Twitter

Mencionó que "dos años atrás, la situación era distinta", para luego agregar: "Observamos una degradación social, una restauración de la violencia, y el emergente son estos casos de extremo odio".

"Las organizaciones de la sociedad civil podemos seguir trabajando, generando campañas, concurriendo a instituciones para fomentar el respeto por la diversidad y la no violencia, sin embargo se requiere de una articulación con los organismos del Estado, que dispongan de políticas públicas", dijo.

Por último, Cigliutti se manifestó "absolutamente a favor de que las víctimas busquen ayuda y denuncien judicialmente" y sostuvo: "Este flagelo es gravísimo y sólo podremos superarlo si no tenemos miedo, si armamos redes y nos cuidamos para construir una sociedad mejor".

Temas