Duro mensaje del papa contra los "Herodes de turno" y se cobran "sangre inocente"

24 de diciembre de 2017

En su quinta misa navideña como pontífice, el papa Francisco pidió hoy "abrir los ojos ante el que sufre" y pidió mayor acogida para los millones que "son expulsados de su tierra".

"La fe de esa noche nos mueve a reconocer a Dios presente en todas las situaciones en las que lo creíamos ausente. Él está en el visitante indiscreto, tantas veces irreconocible, que camina por nuestras ciudades, en nuestros barrios, viajando en nuestros metros, golpeando nuestras puertas", aseguró Jorge Bergoglio durante la denominada "Misa de Gallo" en la Basílica de San Pedro.

"En los pasos de José y María se esconden tantos pasos. Vemos las huellas de familias enteras que hoy se ven obligadas a marchar. Vemos las huellas de millones de personas que no eligen irse sino que son obligados a separarse de los suyos, que son expulsados de su tierra", planteó Francisco ante unas 10.000 personas que llenaron la basílica vaticana.

ALEJARSE PARA SOBREVIVIR

"En muchos de los casos esa marcha está cargada de esperanza, cargada de futuro; en muchos otros, esa marcha tiene solo un nombre: sobrevivencia. Sobrevivir a los Herodes de turno que para imponer su poder y acrecentar sus riquezas no tienen ningún problema en cobrar sangre inocente", aseguró el obispo de Roma.

La celebración había iniciado pasadas las 21 locales con la "Kalenda", el canto en latín que en la tradición católica convoca al anuncio de la Navidad, mientras miles de personas seguían la celebración en pantallas gigantes desde la Plaza San Pedro

Temas