Peligra el Mundial de Qatar 2022: solo permitirían tomar alcohol en el alejado desierto

Por: Daniel De Amo
26 de diciembre de 2017

Teniendo en cuenta que en el país está prohibido tomar alcohol en la mayoría de los lugares, los organizadores pretenden que los fanáticos que asistan a la Copa del Mundo beban en el desierto, donde las temperaturas pueden alcanzar los 45º.

Hassan Al Thawadi, que encabezó la candidatura de Qatar para que sea sede de la Copa del Mundo en 2022, causó un gran revuelo entre los aficionados y los organismos del fútbol alrededor del mundo luego de señalar que el único lugar donde se podrá ingerir alcohol será en el desierto, a varios kilómetros de distancia de los estadios (incluso hasta una hora en auto) y donde las temperaturas pueden superar los 45º.

qatar 2.jpg
Hassan Al Thawadi (centro) encabezó la candidatura de Qatar para que sea sede de la Copa del Mundo en 2022
Hassan Al Thawadi (centro) encabezó la candidatura de Qatar para que sea sede de la Copa del Mundo en 2022

Si bien Al Thawadi está “en contra de la prohibición de alcohol en estadios y lugares públicos”, aseguró que tomó la polémica medida para apaciguar los ánimos de los locales, patrocinadores y los organismos de fútbol de todo el planeta. Sin embargo, ahora son los aficionados los que pusieron el grito en el cielo.

Una fuente de The Football Association –FA-, el máximo organismo de fútbol en Inglaterra, le dijo al diario The Sun que le resulta muy difícil pensar que alguien del Reino Unido quiera ir a la Copa del Mundo bajo esas circunstancias.

“Patrocinadores como Budweiser se encuentran en una posición incómoda y hay temores reales de un boicot”, señaló, en referencia a que podría haber un acuerdo para cambiar la sede. Además, cabe desatacar que la Copa del Mundo 2022 fue atacada desde el momento en que Qatar fue anunciado como el anfitrión en 2010.

qatar 3.jpg

Recientemente, la consultora Cornestone Global, publicó un estudio titulado “Qatar bajo la lupa: ¿La Copa del Mundo 2022 está en peligro?”, donde se pone en duda la esperanza de organizar un Mundial en dicho país.

“Diplomáticos occidentales indicaron en privado que no saben si el torneo se llevará a cabo según lo previsto. Las razones son muchas e incluyen acusaciones de corrupción, tanto en el proceso de licitación y en el desarrollo de la infraestructura”, señalan en el informe.

“Qatar está bajo mucha presión sobre el recibimiento de este torneo. La crisis política actual ha llevado a plantear la posibilidad de cambiar de país”, agrega, asegurando que las posibles sedes podrían ser Australia o Inglaterra.

Temas