-

Por qué Lagomarsino "fue parte" de un plan criminal para matar a Nisman

26 de diciembre de 2017

Lo decidió el juez Julián Ercolini. El delito es homicidio simple agravado por el uso de armas. Quedaron procesados también los custodios.

El juez federal Julián Ercolini dictó el procesamiento y mantiene bajo la pulsera electrónica al experto informático Diego Lagomarsino como partícipe necesario del homicidio del fiscal Alberto Nisman.

También quedaron procesados en el marco de la investigación los custodios que tenían a su cargo la protección de Nisman el fin de semana de su muerte. Se trata de Rubén Fabián Benítez, Néstor Oscar Durán, Luis Ismael Miño y Armando Niz.

Lagomarsino

Antes de Ercolini se había pronunciado el fiscal Eduardo Taiano, para quien “Natalio Alberto Nisman fue víctima de un homicidio”.

A Diego Lagomarsino lo acusó de “haber prestado una colaboración necesaria” para el “plan criminal” porque aportó el arma con que se cometió el crimen el 18 de enero de 2015, argumentó el fiscal Taiano.

Ercolini habla de un “complejo plan criminal”, en el que se simuló el suicidio del fiscal Nisman. “El conocimiento de que aquél (Nisman) se encontraba sólo, que los custodios no se hallaban en las cercanías de su lugar de residencia, las disposiciones y particularidades de los accesos y demás detalles que solo podía conocer alguien con íntima y extensa relación, resultaron datos imprescindibles para el éxito del plan criminal”, sostuvo el juez.

Diego Lagomarsino
Lagomarsino fue acusado de haber prestado una colaboración necesaria para el plan criminal.
Lagomarsino fue acusado de haber prestado una colaboración necesaria para el plan criminal.

Para el magistrado, las dos visitas conocidas del imputado durante el sábado 17 de enero de 2015 “resultan claramente indicativas de su conocimiento y participación intencional dentro del complejo plan que condujo al resultado fatal”.

La información privilegiada con la que contaba Lagomarsino habría ayudado a la planificación de la logística propia del hecho y permitido que quien o quienes le dieran muerte, pudieran tanto acceder como egresar exitosamente del edificio sin ser vistos ni filmados”.

“Así, habría existido una concurrencia coordinada de varias personas, entre las cuales tenemos autores, cómplices y encubridores, siendo Lagomarsino un eslabón más de la compleja cadena de personas que de una u otra forma condujeron el destino de Nisman al conocido final”.

Temas