Cucarachas, póster de Macri y ejercicio tumbero: los días de Amado Boudou en la cárcel

15 de enero de 2018

El ex vicepresidente contó detalles de sus días en prisión y reveló quiénes fueron a visitarlo. Ejercicio, música, programas de televisión y lectura: los pasatiempos que lo ayudaron a soportar el encierro. ¿Con qué foto se encontró cuando ingresó a su celda?

Tras ser excarcelado del Penal de Ezeiza, el ex vicepresidente Amado Boudou dio detalles de sus días de encierro y reveló que cuando entró a su celda encontró una foto del presidente Mauricio Macri junto a su esposa, Juliana Awada.

Boudou radio.jpg
Amado Boudou en Radio del Plata<br>
Amado Boudou en Radio del Plata

Mi celda estaba incendiada, quemada, y con un detalle: había un póster del presidente y de su señora, muy nuevito, recién puesto. La mía era la celda que peor estaba. No sé si fue un mensaje, pero yo lo tomé muy bien. Dejé ahí el póster hasta el último día. Debe estar ahí aún hoy”, relató el ex funcionario en declaraciones a Radio Del Plata.

Boudou también reveló que fueron a visitarlo varios dirigentes y ex compañeros como, por ejemplo, Oscar Parrilli, Juan Cabandié y Raúl Zaffaroni.

Embed

Además, explicó que durante el tiempo que estuvo detenido estuvo haciendo actividad física: “Hay que darle mucha bola al ejercicio, en condiciones tumberas. Nuestras pesas eran los tachos de agua llenos de lavandina, un palo de escoba que los unía, tachos de pintura que usábamos para hacer flexiones de brazo. Como sea, hay que hacer ejercicio. Hay que imponerse una rutina todos los días”.

En este sentido, el ex ministro de Economía dijo que en el pabellón “había un militar colombiano que era la persona encargada de organizar la rutina física. Él llevaba adelante todo eso”.

Otra de las actividades que lo ayudó a soportar el encierro fue la lectura y detalló que estuvo abocado a tres tipos de libros: uno recreativo, uno de historia y otro de economía. “A eso también hay que darle bola todos los días”, señaló.

boudou libre

Boudou contó que dentro de la cárcel tuvo que darle “batalla” a las cucarachas del lugar. “Cuando entramos era cucarachalandia. La más chica tenía el tamaño de un gato. Son pequeños logros. Al principio perdíamos todos los días por goleada la guerra. Y después de 30 días, la ganamos. Cuando entró Carlos Kirchner, ya no había más cucarachas”, recordó.

Además, jugaba al futbol tres veces por semana y también, al ping pong. “Había un taller de música que empezó a funcionar. Si algún día puedo volver como colaborador, me encantaría poder hacerlo para los compañeros que están ahí”, indicó.

En cuanto a los programas de televisión que veía en la cárcel dijo: “Los canales que más se ven son los que uno menos ganas tiene de ver. Para nosotros, Bendita era un rito del grupo… Sentarnos a ver BenditaTV en el horario que lo podíamos ver era una gran compañía”.

Temas