-

Tras la muerte de una nena, cada vez menos gente va a las playas con acantilados

21 de enero de 2018

Emma tenía 3 años y murió luego de que la aplastara un montículo de piedras en una zona sin señalización. El análisis desde la Cámara de Balnearios.

La muerte de la pequeña Emma por el derrumbe en Las Delicias, cerca del Parque Camet, afecto severamente la concurrencia de público en las playas con acantilados. Muchos bañistas se han desplazado a las zonas céntricas.

acantilado
Playa con acantilado - Crédito: 0223
Playa con acantilado - Crédito: 0223

La nena tenía 3 años y falleció el lunes 8 tras quedar debajo de un montículo de piedra que se desmoronó de un acantilado, lo cual afectó el comportamiento del público durante la primera quincena de enero. “Las playas alejadas fueron menos beneficiadas en cuanto a la concurrencia de gente”, explicó a 0223 Pablo Pilaftsidis, presidente de la Cámara de Balnearios.

En ese sentido, Pilaftsidis consideró que la tragedia en Parque Camet “influyó en la elección de las playas, aunque hay miles de otros motivos por los que se volcaron a los balnearios del centro”.

Por su parte, un guardavidas que auxilió a Emma reveló que ya habían reclamado que se pudieran señales de advertencia: “Con un cartel quizás hubiera bastado”.

“Habíamos hecho una nota en un canal local para pedir que pongan los carteles correspondientes porque el acantilado es muy antiguo”, apuntó Ramiro Ferro durante su participación en el programa de Mirtha Legrand. “Continuamente vemos que hay desprendimientos”, lamentó.

Temas