Una familia junta firmas para poder adoptar a un nene de 3 años

24 de enero de 2018

Kiki pasó a otro hogar provisorio en un hecho que conmocionó a Santa Fe. Se los quitaron con la excusa de revincularlo con un hermano biológico bebé. Hacen falta 10 mil firmas.

Sergio Gigliotti y Cristina Morla reclama la adopción de Kiki, un nene de tres años que vivió dos con ellos dentro del programa Familias Solidarias. El estado provincial lo retiró con la excusa de vincularlo con un hermanito biológico, pero el chico fue entregado a una tercera familia transitoria que no conoce.

La pareja inició una campaña para que se lo devuelvan. Si bien ambos sabían que dentro de las reglas del programa de familias de acogida estaba el impedimento de postularse para adoptar a los chicos que albergaban, alegan que hay un límite de seis meses, que en este caso fue superado ampliamente. "Durante dos años, el estado estuvo ausente. Pero cuando pedimos la guarda preadoptiva, se hizo presente. Muy presente", alegan.

Familia junta firmas para adoptar a nene
Sergio Gigliotti y Cristina Morla reclama la adopción de Kiki.
Sergio Gigliotti y Cristina Morla reclama la adopción de Kiki.

Los Morla Gigliotti alegan que ellos no tuvieron la intención de adoptar, pero que el nene los adoptó a ellos. La campaña para que puedan reunirse con Kiki se hizo viral en las redes sociales. Hay un petitorio en Change.org que ya alcanzó las 35 mil firmas.

La familia asegura que nunca se negó a la revinculación del nene con su hermanito. Por el contrario, se ofrecieron a ocuparse de garantizarla y de llevarlo donde fuera necesario. Durante una de las reuniones, el nene se puso violento y se hizo pis encima, y solo se acercó al bebé cuando Cristina le sugirió que le "convidara una masita".

El caso conmocionó a la provincia de Santa Fe y las críticas a las gestiones de la subsecretaria del Menor, Andrea Travaini, no se hicieron esperar. Básicamente, cuestionan la rigidez y la burocracia del sistema que no considera las necesidades especiales de Kiki. Los funcionarios se amparan en las regulaciones, y se molestaron por una pequeña marcha de apoyo a los papás adoptivos de Kiki, que estos aseguran no haber convocado.

Embed

Gigliotti publicó un texto en Facebook dirigido al gobernador Miguel Lifschitz en el que además de los reclamos vuelca simpáticas anécdotas domésticas. "Me pregunto, cuando empieza a amanecer, si Kiki seguirá despertándose e irá corriendo para inventar la aventura de tirarse sobre los acolchados, si se seguirá despertando y haciendo hablar con voz 'gruesa' al mono títere que tiene en la cabecera de su cama, si seguirá haciendo croar hasta el cansancio a su sapo Pepe, si saldrá corriendo hasta donde están sus camiones para traer uno y subirlo de prepo a la cama… Cierro los ojos tratando de producir con ello un acto de magia y verlo de nuevo correr a acostarse junto a quien adoptó como su mamá diciéndome 'no hay lugar' en el momento de querer acostarme yo…"

Temas