-

-

Escándalo en Boca: los nuevos audios que complican más a Wilmar Barrios y Edwin Cardona

26 de enero de 2018

En una serie de audios se puede escuchar a una de las denunciantes relatar los malos tratos que recibió por parte de los jugadores y qué creyó que les podía pasar.

Mientras Edwin Cardona y Wilmar Barrios están concentrados para el partido de Boca ante Colón en el primer partido de la segunda parte de la Superliga, se conocieron nuevos audios de una de las denunciantes del escándalo de Puerto Madero.

barrios cardona
Edwin Cardona y Wilmar Barrios<br>
Edwin Cardona y Wilmar Barrios

La mujer comienza diciendo que había ido el día anterior con una amiga, quien había tenido problemas y por eso decidieron irse. Ella asegura que no sabe qué pasó porque se encontraba en otra de las habitaciones: “Capaz que ella les pidió más plata, problemas del rubro”. Pero al día siguiente volvió.

audio boca cardona barrios 1

"Les dije que iba con una amiga profesional, stripper. Pero cuando llegamos se pusieron brutos", reveló. “Quiero saber con quién voy a tener que arreglar. ‘Conmigo’, me dice ese Cardona”, agregó.

"A lo largo de la noche iban pidiendo cosas y en un tiro me dieron cachetazos. Como empezaron las agresiones física le dije a Wilmar que se calme porque le rompía la cabeza", siguió con su relato.

"'A mí no me toques', le dije y me respondieron: 'Las contratamos para algo. Tienen que bailar'. Ese Wilmar, el más pendejo, se puso a bailar con la cuchilla y ahí nos inhibimos dijimos ‘no vamos a hacer quilombo, ya veo que nos cagan matando, lastimando. Terminan diciendo que vinimos a robar. Como son famosos siempre van a estar del lado de ellos”, reveló.

"Como empezaron las agresiones física le dije a Wilmar que se calme porque le rompía la cabeza"

"Yo dije que me quería ir. Eran como las 5 de la mañana. Ahí se pusieron peor. '¿Qué te pensás, que sos una diva?', me dijo y ahí empezaron los forcejeos con Wilmar", agregó en su relato. Luego la cosa siguió en el mismo tono.

audio boca cardona barrios 2

"No me dejaban salir del ascensor y me empezó a pegar palmaditas en la panza. Yo le dije: 'Estoy embarazada'. ¿Sabés el problema que podés tener? Tengo un bebé en la panza. Yo vine a trabajar. Ustedes nos invitaron, no vinimos de arrebatadas”, siguió y contó que después pudieron irse.

Luego agregó: "El más peticito, Daniel, nos hablaba a nosotras y nos trataba de calmar. Nos dijo: `Les pido perdón en nombre de ellos, no se supieron manejar´. El pibe se daba cuenta que estaba mal, lo de la cuchilla y todo no le pareció nada gracioso".

Temas