Alemania: polémica por el uso de chalecos con arena para que los chicos se queden quietos y se concentren en clase

01 de febrero de 2018

Los cargan con hasta 6 kilos de arena y sus fabricantes dicen que ayuda a mejorar la concentración de menores hiperactivos.

Se desató una gran polémica en los últimos días, por un método poco convencional que se usa cada vez más en las escuelas alemanas: los alumnos llevan chalecos con arena para para que se mantengan quietos durante las clases. Algunos especialistas los recomiendan a los que tienen déficit de atención y en general a los que les cuesta quedarse en su silla. Sus detractores los ven como camisas de fuerza que impide el libre movimiento de los pequeños.

Los chalecos pesan entre uno y medio y seis kilos y se pueden elegir de distintos colores. Cuestan entre 80 y 170 euros. La empresa que los fabrica, llamada Beluga, está especializada en la “terapia con arena”. En su página web explican que “distribuyen el peso y la presión a lo largo de los músculos y estimulan los sentidos, lo que provoca un incremento del rendimiento cognitivo el niño está relajado y puede trabajar totalmente concentrado”.

desafío 48 nenes.JPG

En las redes sociales, se levantó la polvoreada y dijeron que era “tortura” y “una perversión”. Varios pediatras también cuestionaron el uso de los chalecos por estigmatizar a los nenes especiales como problemáticos.

La directora de la empresa, Silke Turley explicó al diario español El País que suministran chalecos a 200 centros de Alemania, la mayoría dedicados a nenes con necesidades especiales. También se exportan a Suiza, Austria, Suecia, Dinamarca. Noruega, Finlandia, Holanda y Reino Unido.

escuela-nueva-delhi.jpg

Según Turley, uno de los problemas es que pasamos mucho tiempo sentados y muchos chicos de los que ahora tienen problemas no los tendrían si estuvieran corriendo por el campo en lugar de estar encerrados

Por su parte, Hermann Josef Kahl, de la asociación de pediatras alemanes explicó en un comunicado que entre el 3 y el 5% de los pacientes hiperactivos necesitan un tratamiento. “Muchos de los otros niños que no pueden concentrarse, que están inquietos y molestan en la clase, simplemente no han aprendido cómo adaptarse a las exigencias del aula. Poner un chaleco no soluciona estos problemas”, destacó.

Temas