-

-

-

Mientras la Justicia investiga un posible caso de gatillo fácil, Macri, Rodríguez Larreta y Vidal defienden al acusado

01 de febrero de 2018

Desde Nación, Provincia y Ciudad salieron presurosos a respaldar a Luis Oscar Chocobar, el efectivo de la policía local de Avellaneda que mató a un delincuente de 18 años y que ahora es investigado por presunto exceso en el uso de la fuerza.

No es nuevo. Ya lo hicieron la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich; y la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, al defender el accionar del grupo Albatros, de Prefectura Nacional, luego del asesinato de un tiro por la espalda en Villa Mascardi a Rafael Nahuel. No es nuevo y dejaron bien sentada la doctrina con la que se mueven las fuerzas de seguridad: "El beneficio de la duda siempre lo tiene que tener la fuerza de seguridad".

Ahora el presidente Mauricio Macri apostó a ratificar esa postura. Cuando la justicia todavía trabaja para determninar si Luis Oscar Chocobar, efectivo de la policía local de Avellaneda, mató a un delincuente de 18 años en un probable nuevo caso de gatillo fácil, Macri no sólo evita mantenerse al margen sino que lo recibe en Casa Rosada.

En su cuenta de Twitter el mandatario posteó una foto en la que se lo puede ver estrechando la mano de Chocobar. "Quería ofrecerle todo mi apoyo, decirle que lo acompañamos y que confiamos en que la Justicia en otra instancia lo liberará de todo cargo, reconociendo su valentía" escribió.

Embed

Macri no fue el único en defender al investigado Chocobar. También lo hizo el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta. A través de su cuenta de Twitter el jefe de gobierno porteño advirtió que el de Chocobar es "un caso más en que la Justicia actúa a favor de los delincuentes y no de la seguridad de los vecinos".

En la misma línea se pronunció el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Christian Ritondo, quien presuroso salió a defender en nombre del gobierno de María Eugenia Vidal al cuestionado uniformado.

"Nos sorprende. Defendió a un turista poniendo en riesgo su vida y cumpliendo con su compromiso de servir y proteger y terminó embargado. Tendrá nuestro apoyo para que triunfe la justicia", escribió el encargado de la Seguridad en la provincia en que se registran la mayor cantidad de casos de abusos policiales.

Embed

Macri, Rodríguez Larreta y Ritondo, al igual que Bullrich y Michetti antes, ignoran las denuncias contra los abusos policiales y eligen respaldar a las fuerzas de seguridad aun antes de conocer el veredicto de la justicia.

Desconocen por ejemplo que la titular de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi), María del Carmen Verdú, viene desde hace varios meses alertando sobre una preocupante situación. "Antes recibíamos una consulta por día, seis o siete por semana en total. Ahora nos llegan seis o siete consultas por días" aseguró en declaraciones radiales Verdú y advirtió sobre un "pico represivo como nunca se vio en la historia" democrática del país.

Embed

A pesar de ello desde Nación, Provincia y Ciudad la decisión está clara. Aun cuando la justicia no se haya expedido, el beneficio de la duda siempre será para las fuerzas de seguridad.

Temas