-

-

-

Vacaciones con sed de sangre

Por: Federico Mana
04 de febrero de 2018

¿Por qué se consumen más las noticias policiales durante enero? ¿Buscamos hechos delictivos en el mismo nivel que buscamos series? ¿Nos informamos o nos entretenemos? Una especulación libre sobre el uso del tiempo.

Hay un dato que llama la atención en varias de las redacciones de los medios locales: históricamente durante enero crecen las visitas a noticias de índole policial. ¿Será producto de la casualidad o habrá un motivo claro y comprobable de ello?

Ya que la filosofía también es un ejercicio especulativo sobre los mundos posibles para a partir de allí comenzar a pensar el mundo concreto, se vuelve interesante ensayar alguna explicación que dé cuenta de este fenómeno, aun cuando no podamos afirmar con toda contundencia que sea definitiva pero, quién dice, quizás mediante este ejercicio también pensemos sobre nuestras propias formas de ser y de relacionarnos con lo real.

china desaparecida Sun Zhong Qing
Ciudadana china desaparecida: la buscan en Lomas de Zamora
Ciudadana china desaparecida: la buscan en Lomas de Zamora

Así pues, pese a que en el mes de enero se incrementa el porcentaje de la población que entra en período de vacaciones, pareciera que esto no es impedimento para llevar adelante la práctica de buscar y leer información sobre lo que acontece. Ya sea tomándose el tiempo de hojear un diario de papel o accediendo a través de las redes sociales, la búsqueda de noticias no cesa.

Iorio patrullero Fiscalía

Es en este primer punto entonces donde se vuelve pertinente el cuestionamiento acerca de por qué aún cuando estemos “descansando” no somos capaces de frenar nuestro impulso de saber qué es lo que ocurre en ese mundo que no descansa como nosotros. Entre las nuevas fobias sociales que emergen, el “miedo a perderse algo” o FOMO por sus siglas en inglés (Fear Of Missing Out) se presenta como la “estrella” de nuestro tiempo y causante de nuestra imposibilidad de desconectarnos.

De esta forma, consumimos redes sociales y noticias para aplacar nuestro miedo a que pase algo sin enterarnos, pese a que en muchos casos nuestro conocimiento del hecho no implique una acción concreta.

Ariel Slazar - Parapente
<p>El instructor de parapente Ariel Salazar quedó detenido por la muerte de Natalia Vargas</p>

El instructor de parapente Ariel Salazar quedó detenido por la muerte de Natalia Vargas

Ahora bien ¿por qué tenemos predilección por las noticias policiales? Por lo general el tenor de este tipo de noticias son los suficientemente densos como para cambiar la realidad de aquellos que se ven involucrados. Por ende esto explicaría en parte por qué en meses de descanso como enero se leen más: para cerciorarnos de que no ocurrió nada trágico en ese tiempo donde no estábamos tan “atentos”. La fobia a no enterarnos de algo encuentra su faceta aquí pues en el terror a que haya ocurrido algo tremendo y no vayamos a saberlo en el momento indicado.

supermercado chino.jpg
La mafia china le tiró a la dueña de un super en Urquiza el domingo pasado
La mafia china le tiró a la dueña de un super en Urquiza el domingo pasado

Sin embargo, en esta verdadera era del entretenimiento donde buscamos incesantemente contenidos de todo tipo que capten la atención para así evitar ese mal tan terrible llamado “aburrimiento”, puede pensarse a la voracidad por los hechos policiales dentro de esta lógica del esparcimiento.

¿No sería preocupante que como sociedad nos relacionemos con los hechos de la misma forma que con un producto ficcional comercial?

Este tipo de sucesos suelen presentar drama, sangre y violencia, además de despertar el morbo en la población ya que no es ficcional si no un acontecimiento real. Los policiales movilizan emociones, destapan ideologías y generan verdaderos debates sociales, por ello no es impensable que en tiempos de ocio las personas se vuelquen más a su consumo.

pelea punta del este.jpg
<p>Lacase sufrió 30 fracturas en el cráneo tras ser golpeado en Punta del Este</p>

Lacase sufrió 30 fracturas en el cráneo tras ser golpeado en Punta del Este

Aunque si esto fuese así ¿no sería preocupante que como sociedad nos relacionemos con los hechos de la misma forma que con un producto ficcional comercial? Es decir, la pregunta ya no sería por qué en enero buscamos más policiales que en otras partes del año, sino por qué hemos llevado a la búsqueda del entretenimiento al nivel de búsqueda preponderante y existencial.

Sostener que los humanos estamos más pendientes del estímulo y del esparcimiento que, por ejemplo, de la solidaridad para con el otro que sufre es afirmar un estado de la situación preocupante, donde la víctima de nuestra noticia predilecta deja de ser alguien importante por sí mismo para convertirse en un medio necesario para calmar nuestra ansiedad o abatir nuestro aburrimiento.

Temas