-

Diez cadetes policiales fueron internados por un golpe de calor tras un entrenamiento extremo

07 de febrero de 2018

Ocurrió el lunes a las cuatro de la tarde cuando la temperatura era de 38°. ¿No se podía evitar?

Diez cadetes fueron internados este lunes por un fuerte golpe de calor que sufrieron en un extremo entrenamiento durante la tarde, cuando la temperatura alcanzaba los 38°.

Hay uno que está en coma y asistencia mecánica mientras que otros siete se encuentran en terapia intensiva. Están internados en el hospital Enrique Vera Barros con grandes signos de deshidratación.

Según se supo, uno de los jóvenes se desmayó antes de ingresar al centro médico y está en coma. "Los empezaron a bailar a las cuatro de la tarde. Hacían 38° son unos bestias", dijo uno de los hermanos de los cadetes internados.

De acuerdo a diferentes fuentes, las causas de la situación se deben a la extrema actividad física que realizan en el entrenamiento.

Comisarios se trasladaron al centro de salud para acompañar a los aspirantes y el jefe de la entidad ya habría tomado conocimiento de los hechos.

Embed

Nicolás Oviedo, de 26 años, fue el primero en ingresar, presentando un cuadro severo de deshidratación. También ingresó Jorge Santiago Oro de 19 años. Del resto se desconoce su identidad.

"Me contó mi prima, que es una de las chicas que estaba con él, que fueron a las 14.30 y los tuvieron una hora parados en el sol. ¡No saben el calor que hizo! Los empezaron a bailar como a las cuatro de la tarde", contó Roque Garay uno de los hermanos de los cadetes.

En ese contexto, añadió: "Mi hermano se cayó y se desmayó. Los instructores son unos bestias, unos verdaderos delincuentes. Eso es ilegal".

Temas