La Ciudad, un asco: olor nauseabundo y basura descontrolada por todos lados

18 de febrero de 2018

Producto del conflicto con los recolectores de residuos y las altas marcas térmicas, caminar por las calles porteñas requieren de ¡barbijo! Desde esta mañana, lentamente el servicio comienza a normalizarse.

La Subsecretaría de Trabajo, Industria y Comercio del Gobierno porteño dictó el sábado a la noche la conciliación obligatoria en el conflicto que mantenían el sindicato de Choferes Camioneros y las empresas que gestionan la recolección de residuos en la Ciudad de Buenos Aires.

Según un comunicado difundido por el Ejecutivo de la Ciudad, “con la intervención del organismo que encabeza Ezequiel Jarvis se consiguió la normalización del servicio” de recolección de residuos en el distrito.

Fuentes del Gobierno porteño consultadas por la agencia Télam señalaron que “el conflicto se retrotrajo a una instancia anterior y se fijó una audiencia que tendrá lugar el jueves 22 de febrero” en la sede de la cartera laboral de la Ciudad.

El Sindicato de Choferes de Camiones, que lidera Hugo Moyano, trabajó a reglamento desde el viernes a la noche y todo el sábado en la recolección de residuos en la Ciudad y en varios municipios de la provincia de Buenos Aires, en reclamo de un bono de 9.000 pesos.

Las ramas de caudales y combustibles del gremio se iban a sumar a la medida anoche, de acuerdo a lo que informado a Télam una fuente gremial.

Producto de la medida de fuerza, las calles porteñas son un verdadero descontrol. Los contenedores están rebalsados de residuos y, en muchos casos, invaden las veredas, como en varios sectores de la avenida Belgrano o la zona gastronómica de Palermo.

A ello se le suma la elevada temperatura que hay en la Ciudad, donde hay una ola de calor por lo que la combinación entre acumulación de residuos expuestos al sol provocan un olor nauseabundo, difícil de soportar este domingo.

Tras la conciliación, el servicio volvía a funcionar a primera hora de hoy pero las calles retomarán su limpieza recién a lo largo del día por la gran acumulación de residuos.